Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yingluck advierte de que podría haber infiltrados para reventar las protestas opositoras del lunes

La primera ministra interina de Tailandia, Yingluck Shinawatra, ha advertido a los opositores de que podría haber personas infiltradas en las manifestaciones que han convocado para el próximo lunes en Bangkok con el objetivo de convertir las movilizaciones en actos violentos, ha informado el diario 'The Nation'.
Los manifestantes que protestan desde hace semanas contra el Gobierno que lidera Yingluck han convocado para el lunes el 'Cierre de Bangkok', para exigir la renuncia de la jefa del Gobierno. Este jueves, Yingluck ha manifestado su preocupación por la posibilidad de que haya infiltrados en estas movilizaciones.
La 'premier' ha hecho un llamamiento a los manifestantes para que celebren unas protestas pacíficas y ha prometido que el Gobierno cumplirá sus obligaciones aunque ha advertido de que la violencia, en ocasiones, es responsabilidad de un tercer bando.
Preguntada sobre si ella misma o el líder de las manifestaciones contra el Ejecutivo, Suthep Thaugsuban, deberían ser considerados responsables si se registran actos violentos en las protestas, ha incidido en que todos los partidos deben impedir que haya violencia.
Yingluck ha recordado que el recientemente creado Centro para la Administración de la Paz y el Orden en el cuartel general de la Policía está encargado de supervisar directamente la situación con el objetivo de impedir enfrentamientos y vigilar que se cumplen los protocolos de actuación de las fuerzas de seguridad.
La primera ministra ha afirmado que no cree que el pueblo tailandés esté a favor de un golpe de Estado y que sí respalda la vía del diálogo en el marco de un foro nacional de reformas. "La respuesta para una resolución de la crisis no la tengo yo. Es una cuestión sobre cómo podemos cooperar para que Tailandia avance y los manifestantes se queden satisfechos. Estoy lista para cooperar", ha concluido.