Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zarif defiende que el misil lanzado por Irán respeta el acuerdo nuclear porque no tiene fines militares

El ministro de Exteriores de Irán, Mohamad Javad Zarif, ha defendido este viernes que el misil lanzado el día anterior por la República Islámica respeta el acuerdo nuclear suscrito con las potencias globales en 2015 porque no persigue fines militares.
"Irán no ha desarrollado misiles 'diseñados para poder llevar armas nucleares' (...) Irán no está desarrollando ni desarrollará armas nucleares", ha afirmado el jefe de la diplomacia persa en una serie de mensajes publicados en su cuenta oficial de la red social Twitter.
Zarif ha recordado que "cada palabra del acuerdo nuclear se negocio cuidadosamente" y ha sostenido que "Irán, al contrario que Estados Unidos, ha respetado de buena fe la letra y el espíritu del acuerdo nuclear". "La retórica y las acciones de Estados Unidos muestran mala fe", ha reprochado.
Las autoridades iraníes probaron con éxito el jueves el cohete 'Simorgh', destinado a poner satélites en órbita, desde el Centro Espacial Imán Jomeini, inaugurado oficialmente con este ensayo. Según datos oficiales, esta lanzadera puede transportar satélites de hasta 250 kilos a una distancia de 500 kilómetros sobre la superficie terrestre.
La prueba se enmarca en los esfuerzos del régimen de los ayatolás para sumarse a la carrera espacial, después de que en 2013 lograse enviar un mono al espacio. En marzo de este año, sin embargo, las autoridades confirmaron la cancelación para lanzar una misión tripulada debido a los altos costes.
El nuevo ensayo coincide con los llamamientos en Estados Unidos para la adopción de nuevas sanciones económicas contra Irán. El presidente norteamericano, Donald Trump, ha llegado a poner en duda la continuidad del acuerdo nuclear que entró en vigor en enero de 2016.
Para el Gobierno estadounidense, el último lanzamiento supone "una violación del espíritu" de dicho pacto y un incumplimiento de las decisiones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. "Consideramos que es un paso más en el desarrollo de misiles balísticos", dijo la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert.