Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un accidente de autobús deja al menos 14 muertos en el oeste de Honduras

Al menos 14 personas han muerto después de que un autobús se despeñase por un precipicio en una carretera en el oeste de Honduras, cerca de la localidad de San Juan de Opoa, según un balance de las autoridades locales, que han informado de que los heridos se niegan a recibir transfusiones de sangre por razones religiosas.
El accidente se produjo en la carretera que comunica San Juan de Opoa con Lempira y, además de los 14 muertos, ha dejado entre 23 y 40 heridos --la cifra varía según las fuentes--. Las víctimas más graves han sido trasladadas en helicóptero a algunos de los principales hospitales del país centroamericano.
El jefe de la Dirección Nacional de Transito, Quintó Suárez, ha culpado del accidente a la "imprudencia" del conductor, al que ha acusado de conducir con exceso de velocidad en una carretera que, además, estaba mojada por la lluvia, según 'El Heraldo'. Esta supuesta imprudencia llevó al conductor a perder el control del vehículo, que terminó despeñándose unos 80 metros.
Además, el autobús partió sin permiso de salida y sin la revisión mecánica pertinente, a lo que hay que sumar el incumplimiento de la normativa regional que impide este tipo de viajes entre las 18.00 y las 4.00 horas.
TESTIGOS DE JEHOVÁ
El autobús transportaba a un grupo de Testigos de Jehová de Choloma que viajaban a predicar en la zona occidental de Honduras, según medios locales. Los médicos han reconocido "dificultades" en la atención de los heridos porque se han negado a transfusiones de sangre en base a su creencia religiosa.
El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, ha expresado sus condolencias con las familias de las víctimas a través de Twitter. "Dios les acompañe y les dé fortaleza en este momento de dolor", ha dicho. "Desde temprano he pedido a los cuerpos de contingencia atender con diligencia los heridos", ha añadido Hernández.
El accidente de este viernes es el más mortífero de lo que va de 2014 en Honduras. El país centroamericano cerró 2013 con un total de 1.703 víctimas mortales en las carreteras.