Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 28 acuerdan que su misión contra las mafias entrene a guardacostas libios y contribuya al embargo de armas

Los países de la Unión Europea han llegado a un principio de acuerdo para ampliar el mandato de la operación naval 'Sophia' contra las mafias que trafican con inmigrantes en el Mediterráneo para poder entrenar a los guardacostas libios y compartir inteligencia con ellos y contribuir en alta mar a la aplicación del embargo de armas aprobado por la ONU.
Los embajadores de los Veintiocho ante el Comité Político y de Seguridad de la UE, encargado de seguir las operaciones, acordaron este jueves "ampliar el mandato de la operación Sophia un año más" y atribuirles dos tareas más, según ha informado la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Federica Mogherini, en un comunicado.
La tarea "principal" de la misión será "desmantelar el modelo de negocio" de los traficantes pero también asumirán "dos tareas de apoyo adicionales" como son "la consolidación de las capacidades y el entrenamiento y compartir información con los Guardacostas y la Marina libios" a petición de las autoridades "legítimas" libias, ha precisado la jefa de la diplomacia europea.
La misión también contribuirá a la aplicación del embargo de la ONU "en alta mar" frente a las costas de Libia, algo que solicitó especialmente Francia, según han explicado fuentes diplomáticas.
La decisión todavía debe ser formalmente aprobada por el Consejo, pero ya se ha solicitado al comandante de la operación, almirante Enrico Credendino, quien ya defendió a finales del año pasado comenzar a entrenar ya a los guardacostas libios para que ellos puedan patrullar y controlar sus aguas territoriales, que comience a planificar "urgentemente" de cara a asumir estas "dos tareas adicionales", ha explicado la italiana. "El trabajo preparatorio, incluido en planificación, continuará en los próximos días", ha precisado.
ENCUENTRO CON PRIMER MINISTRO LIBIO
Mogherini abordará estas cuestiones con el primer ministro designado libio, Fayez Serraj, en la reunión sobre Libia convocada por Estados Unidos e Italia en Viena y ha saludado el paso dado por los Veintiocho a la luz de "la urgencia de la situación en Libia".
Se espera que los ministros de Exteriores de la UE respalden la ampliación del mandato de la operación en su próxima reunión del 23 de mayo, aunque otras fuentes europeas no descartan que se apruebe "antes" en otro Consejo.
En cualquier caso, si los Veintiocho respaldan que la misión asuma las nuevas tareas, todavía hará falta que aprueben los actos jurídicos necesarios, una vez que se hayan resuelto cuestiones como "qué se hace con las armas" incautadas en el marco de "inspecciones de barcos con o sin pabellón sospechosos", "si es necesario o no aumentar los medios" de la misión y "las normas de enfrentamiento", han explicado fuentes diplomáticas.
NO HABRÁ BLOQUEO NAVAL
Las fuentes han aclarado que la misión no hará "un bloqueo naval" para impedir la entrada de armas porque ello requeriría "muchísimos" más medios y han dejado claro que la misión se seguirá dedicando sobre todo a desmantelar el modelo de negocio de las mafias. El entrenamiento de los guardacostas y efectivos de la Marina libios se haría en "los barcos de la operación en alta mar", han precisado las fuentes.
Los jefes de Estado Mayor de la Defensa de los Veintiocho discutirán en su próxima reunión del martes 17 de mayo en Bruselas, entre otros, la operación Sophia y la cooperación con la OTAN.
El primer ministro Serraj reclamó en abril a los Veintiocho que la UE forme a sus guardacostas pero no ha reclamado que la operación europea contra las mafias opere en aguas libias, según han explicado a Europa Press varias fuentes diplomáticas.
La operación de la UE contra las mafias comenzó su fase operativa contra las mafias en octubre pasado pero de momento sólo en aguas internacionales, dado que para poder operr en aguas territoriales libias hace falta tanto el visto bueno del Gobierno de unidad nacional libia como una nueva resolución del Consejo de Seguridad de la ONU.