Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La aerolínea PIA retoma parcialmente sus vuelos tras cinco días de cancelaciones

La Aerolínea Internacional de Pakistán (PIA) ha retomado parcialmente sus vuelos este domingo, después de cinco días de cancelaciones en el marco de la huelga de sus empleados contra los intentos del Gobierno de privatizar la compañía.
Según las informaciones facilitadas por la cadena de televisión paquistaní Geo TV, dos aviones han llegado al país desde la ciudad saudí de Jeda transportando a cerca de 725 peregrinos, mientras que otros dos aviones han cubierto la ruta Islamabad-Gilgit.
El portavoz de PIA, Daniyal Gilani, ha detallado este mismo domingo que la compañía ha perdido 2.500 millones de riales (unos 21,5 millones de euros) a consecuencia de la huelga, al tiempo que ha expresado su optimismo ante el posible reinicio de los vuelos a escala nacional.
El presidente de PIA, Nasser Jaffer, anunció el martes su dimisión tras la muerte de dos trabajadores durante una manifestación contra la privatización de la empresa, afirmando que su conciencia "no le permite" seguir al frente de la compañía.
Por su parte, el primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, ha advertido de que los empleados que continúen con las protestas serán despedidos y enviados a prisión durante un año, al tiempo que ha prometido que los que trabajen pese a la huelga recibirán recompensas.
Sharif ha acusado a los huelguistas de PIA de "politizar la privatización" recurriendo a los paros, y ha recurrido ya a una medida que prohíbe a los trabajadores participar en actividades sindicales durante un periodo de seis meses.
El ministro del Interior, Chaudhry Nisar Alí Jan, ha lamentado la muerte de los dos trabajadores en las manifestaciones, si bien ha subrayado que "es inaceptable criticar a las fuerzas de seguridad sin pruebas".