Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las aerolíneas de Brasil venden un 12% de los 11,5 millones de billetes ofertados con motivo del Mundial

2.009 funcionarios y 2.600 voluntarios trabajarán en los 90 aeropuertos del plan
Las compañías aéreas de Brasil han conseguido vender un 12% de los 11,5 millones de billetes aéreos que pusieron a la venta para volar entre el 6 de junio y el 16 de julio con motivo del Mundial de Fçutbol de este año, lo que supone una ampliación de la oferta del 10% con respecto al mismo periodo del año pasado, según datos de la Agencia Nacional de Aviación Civil estatal (ANAC).
Esta medida se enmarca dentro del Plan de Operaciones de Aviación Civil para la Copa Mundial, que incluirá 90 aeropuertos en los que se ofrecerá espacio para un total de 2.970 aviones, que supondrán una ocupación un 123% mayor, según informó el Ministerio de Turismo del país en el portal oficial de la competición.
"La Comisión Nacional de Autoridades Aeroportuarias (Conaero) ha trabajado durante meses para planificar este manual para proporcional garantías y evitar problemas durante la Copa en los aeropuertos", afirmó el jefe de la Dirección General de Aviación Civil, Wellington Moreira.
De los 90 aeródromos, el plan dará prioridad a 29 de ellos al ubicarse en alguna de las 12 ciudades sede del Mundial o a menos de 200 kilómetros de distancia de éstas.
Asimismo, durante el tiempo que dure la competición, los vuelos comerciales serán prioritarios, aunque no se prestará "menos atención" por ello a los vuelos charter y 'business', aseguró Moreira.
El plan, coordinado por ANAC y el Centro de Gestoión de la Navegación Aérea (CGNA), prevé aumentar en un 209% el número de funcionarios en los 15 principales aeródromos, hasta alcanzar los 2.009 trabajadores. Además, los pasajeros serán asistidos por 2.600 voluntarios, procedentes tanto del programa de la FIFA como del propio organismo de voluntariodo del gobierno brasileño.
ESPACIO AÉREO RESTRINGIDO.
Para evitar aglomeraciones, tanto las autoridades como las delegaciones se moverán por áreas restringidas al resto del público. En esta línea, en el espacio aéreo se pondrán restricciones al tráfico aéreo por motivos de seguridad, que serán activadas una hora antes del partido y se desactivarán cuatro horas después del inicio de juego.
De esta forma, sólo podrán volar los aviones comerciales en un radio de 12,6 kilómetros y en un radio de 7,2 kilómetros, la denominada zona prohibida, sólo lo podrán hacer las aeronaves autorizadas.
En el caso del aeropuerto de Pinto Martis, en Fortaleza, Moreira ha anunciado que se construirá una terminal provisional ante el retraso de las obras en el aeródromo.
Para la creación de esta iniciativa, el organismo de aviación se ha basado en anteriores planes operativos llevados a cabo en Rio +20 en 2012 y en la Copa Confederaciones. De hecho, 23 de los aeropuertos incluidos en el proyecto realizarán simulacros de operaciones de cara a la competición, que serán completados con exámenes a finales del mes de mayo.