Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La alarma de incendios de BP estaba desactivada desde antes del accidente

La alarma de incendios en la plataforma de BP que se hundió en el Golfo de México llevaba meses desactivada antes del accidente en abril que causó el mayor desastre ecológico en EE.UU., dijo hoy un ex empleado de la plataforma. Mike Williams, técnico jefe de los sistemas electrónicos, dijo que el sistema que usa luces y alarmas para alertar de fuego o alta concentración de productos tóxicos estaba programada para no sonar.
Williams, que sobrevivió al accidente del 20 de abril en el que murieron once trabajadores, indicó que el sensor funcionaba pero no estaba preparado para que se activase la alarma en situación de emergencia.
El ex empleado de Transocean, propietaria de la plataforma que operaba BP, mencionó que el sensor del sistema estaba activo y enviaba información a un computador pero éste no estaba preparado para activar la alarma aunque hubiese peligro.
Además, mencionó durante la audiencia que los responsables de la plataforma habían dado la orden de desactivar el sistema porque "no querían despertar a la gente a las tres de la madrugada con falsas alarmas".
La plataforma operada por BP se hundió el 22 de abril, dos días después de un enorme incendio que comenzó durante la noche.
Williams dijo que de haber estado plenamente operativo el sistema habría detectado el incremento en la acumulación de gas y habría alertado a los trabajadores de la necesidad de evacuar la plataforma antes de la primera de dos explosiones en la misma.
Añadió que el sistema estaba en un estado "calamitoso" cuando él comenzó a trabajar en la plataforma en 2009 y que muchos de los detectores eran defectuosos.
Aseguró haber querido reparar los problemas pero afirmó que se topó una y otra vez con un equipo que funcionaba mal.
Transocean, la empresa suiza dueña de la plataforma operada por BP y propietaria de varias docenas de plataformas para perforaciones petrolíferas en aguas profundas, es también objeto de escrutinio por la catástrofe del Golfo.