Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El alcalde de L'Aquila avisó por telegrama de la emergencia cinco días antes del gran seísmo

Imagen de las labores de búsqueda en L'Aquila (Italia). Foto: APtelecinco.es
El Ayuntamiento de L'Aquila informaba en el telegrama, según publica el diario "La Reppublica", de los continuos temblores de tierra registrados en la ciudad meses antes de la tragedia y del mal estado de algunos edificios, para lo que pedía la declaración del estado de emergencia.
"En relación a los graves y constantes episodios sísmicos cuyo inicio se remonta al 16 de enero pasado, bajo forma de cotidianos goteos de terremotos de unas doscientas sacudidas o más, culminados con un temblor de cuarto grados el 30 de marzo pasado, pediría una urgente aprobación de fondos para las primeras emergencias", reza el telegrama del 1 de abril.
El alcalde pedía "la declaración de estado de emergencia a fin de efectuar las necesarias intervenciones para el restablecimiento de la idoneidad de los edificios públicos y privados. Además, se señalan en particular gravísimos daños estructurales en dos edificios escolares que acogen a 500 alumnos", recoge el texto.
Según 'La Repubblica', el movimiento sísmico previo al gran terremoto que más había atemorizado a la población en Los Abruzos fue el del pasado 30 de marzo. Ya entonces se evacuaron temporalmente algunos edificios.
El telegrama  fue enviado  a la presidencia del Gobierno, al gobernador de la región de Los Abruzos, Gianni Chiodi, la consejera regional de Protección Civil, Daniela Stati, y la Policía de L'Aquila.
Sigue la actividad sísmica
Un nuevo terremoto de 3,8 grados de magnitud en la escala de Richter se ha vuelto a registrar en la región de Los Abruzos donde el suelo no deja de temblar desde el gran seísmo del pasado 6 de abril, que se ha cobrado la vida de 295 personas.
Según el Instituto Nacional de Geología y Vulcanología de Italia (INGV), el temblor de tierra se produjo a las 11.05 hora local (09.05 GMT) de este sábado y su epicentro se localizó en el distrito sísmico del Gran Sasso, en la región de Los Abruzos.
En la zona afectada hay unos 58.000 evacuados. Por el momento, continúan las tareas de reconocimiento de los edificios afectados por los terremotos de estos días. Hasta el momento se han hecho unas 4.300 revisiones.
De momento, el 57 por ciento de los edificios examinados son habitables, el 20 por ciento habitables con alguna intervención, el 3 por ciento es parcialmente inhabitable y el 2 por ciento ha sido declarado temporalmente inhabitable y su condición deberá ser revisada con profundidad.
El resto de edificios analizados son totalmente inhabitables, según los exámenes realizados por 495 equipos de reconocimiento.    LA