Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La crisis alimentaria de Sudán del Sur alcanza un "punto de inflexión alarmante"

La situación alimentaria de algunos estados de Sudán del Sur ha llegado a un "punto de inflexión alarmante": cerca de 2,8 millones de personas necesitan ayuda nutricional, de las cuales un 57 por ciento se encuentran en zonas de difícil acceso, ha informado Acción contra el Hambre en un comunicado emitido este jueves.
Los estados sursudaneses de Unidad, Junqali y Alto Nilo se han visto atrapados en el fuego cruzado del conflicto bélico, haciendo inaccesible la ayuda humanitaria. Ante esta situación, el director general de Acción contra el Hambre en Estados Unidos, Andrea Tamburini, ha recalcado la necesidad de acceder, inclusive por aire, a las zonas asediadas.
"Las señales de alarma son evidentes. Si no somos capaces de movilizarnos de inmediato, todos vamos a asumir la responsabilidad de una tragedia humana horrible y prevenible", ha advertido Tamburini.
Un 57 por ciento de los 2,8 millones de personas que se enfrentan a la inseguridad alimentaria y que precisan de ayuda nutricional aguda viven en las comunidades de Junqali, Alto Nilo y Unidad, donde se ha llegado a un "punto de inflexión alarmante".
"La situación empeorará a menos que se lleve una acción humanitaria a gran escala", ha advertido Acción contra el Hambre.
El informe publicado esta semana por la Clasificación Integrada de la Seguridad Alimentaria en Fases señala que 40.000 sursudaneses requieren de asistencia alimentaria inmediata, un indicador que describe la gravedad de la crisis "ya que estamos en la temporada posterior a la cosecha", según Tamburini.
En las poblaciones no afectadas por el conflicto también se ha agravado la situación nutricional, esencialmente en los estados de Warap, Ecuatoria Oriental y en el norte de Bahr el Ghazal, donde existen niveles de desnutrición severa del 7 por ciento, por encima del umbral de emergencia reconocido internacionalmente. Los datos de Acción contra el Hambre en el Condado de Panjiyar (Unidad) se sitúan en el 21,6 por ciento.
"La desnutrición y la escasez de alimentos se agravará en el inicio de la temporada seca, en abril. Ahora es el momento de tomar medidas para prevenir el sufrimiento masivo", ha recalcado Tamburini. La desnutrición aguda genera una alta tasa de mortalidad entre niños.