Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿La cara más amable de Obama o una mera estrategia de marketing?

Whitehouse.gov nos acerca a un presidente algo más cercano, con una cámara que le sigue en su trabajo cotidiano. Ante esta, el presidente que aspira a gestionar la peor crisis estadounidense desde 1929 pretende realizar gestos espontáneos. De este modo, mientras rellena con sus datos una hoja del censo menciona en voz alta su edad, 48 años, sucedido por un comentario: "Soy ya un hombre viejo".
La cámara permite mostrar también en directo el momento en el que el presidente de los EEUU felicita al Primer Ministro del Reino Unido, David Cameron, poco después de que se anunciara que este sucedería a Brown en Downing Street.
Llegados a este punto cabe plantearse la pregunta: ¿nueva forma de hacer política o puro marketing para sortear a los periodistas? Bien saben los demócratas de la ferocidad crítica de los medios más conservadores y esta iniciativa bien podría estar sirviendo de dique de contención. Medios como la Fox o el Wall Street Journal no le darán mucha tregua, a pesar de su buena disposición inicial. Ahí está la reforma financiera, pugnando por salir en la Cámara Baja.