Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una joven con anorexia huye para evitar que la ingresen en un hospital psiquiátrico

Una joven con anorexia huye para evitar que la ingresen en un hospital psiquiátricoDaily Record

Ruth Geddes tiene 19 años, padece anorexia y se ha visto obligada a huir con sus padres para evitar que la encierren en un centro psiquiátrico. El médico que trata su enfermedad ordenó, amparándose en la Ley De Salud Mental, que ingresara de urgencia porque considera que su vida está en peligro debido al trastorno alimenticio que sufre. Ella y su familia consideran que puede curarse sin necesidad de ser ingresada.

Según informa Daily Record, Ruth y sus padres se han puesto en contacto con el diario para dar a conocer su historia. La joven de 19 años, que padece anorexia desde el año 2011, ha huido con sus padres, Brian y Eileen para evitar su ingreso en un centro psiquiátrico.
La familia, residente en Glasgow, ha negado que su vida corra peligro, afirman que Ruth vive de forma independiente, tiene un trabajo y puede ser tratada como un paciente externo.
Ruth ya ha sufrido dos ingresos y asegura que no soportaría estar encerrada de nuevo en un centro psiquiátrico. "No voy a negar que tengo un desorden alimenticio, pero no estoy loca”, dice la joven en unas declaraciones realizadas a Daily Record, "voy a morir si me ingresan en un hospital psiquiátrico”.
La joven asegura que tiene pesadillas después de haber estado ingresada en dos ocasiones. “Tengo 19 años y he visto a gente cortar su propia garganta o pasear gritando por los pasillos”.
El padre de Ruth asegura que su hija está bien, “es feliz en el trabajo y come bien. Si la ingresan va a morir”.
Eileen, madre de la joven, asegura que están siendo tratando de forma injusta y quieren denunciar lo sucedido, “necesitamos que Daily Record cuente nuestras historia con la esperanza de que nos devuelvan nuestra libertad”.
"Esta es mi única opción”, dice Ruth, “necesito que la gente sepa lo que ha pasado, porque yo no puedo volver al hospital”.
Después de seis horas huidos, la policía dio con la familia y Ruth ha sido ingresada en un hospital para realizar una nueva evaluación de su estado de salud.
Desde el Centro Nacional de Salud aseguran que "la decisión de detener a un paciente se realiza cuando se requiere el ingreso hospitalario urgente para evaluar su situación y el ingreso se realizará si es recomendado por el médico que examina al enfermo”.