Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de siete millones de niños se desplazan anualmente en África Occidental y Central, según UNICEF

Más de siete millones de niños se desplazan anualmente en África Occidental y Central por la violencia, la pobreza y el cambio climático, lo que implica más de la mitad de los doce millones de migrantes anuales en estas regiones, según recoge el último informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).
El documento, titulado 'En busca de oportunidades: voces de niños en tránsito en África Occidental y Central', resalta que el 75 por ciento de estas personas se quedan en África subsahariana y que menos del 20 por ciento se dirige hacia Europa.
El informe analiza las causas de los desplazamientos y migraciones, así como las consecuencias a largo plazo si los movimientos de población a gran escala se intensifican, tal y como apuntan las actuales tendencias.
"Los niños en África Occidental y Central se mueven en una proporción como nunca antes, muchos en busca de seguridad o de una vida mejor", ha afirmado la directora regional de UNICEF, Marie-Pierre Poirier.
"La mayoría de estos niños se desplaza dentro de África, no hacia Europa ni a otros lugares. Debemos ampliar el debate sobre la migración para comprender la vulnerabilidad de todos los niños en tránsito y extender los sistemas de protección en todos los destinos previstos", ha recalcado.
En este sentido, el documento sugiere que la migración de niños y jóvenes de África Occidental y Central tenderá a aumentar debido a favtores como el rápido aumento de la población y la urbanización, un desarrollo económico desigual, el conflicto permanente, gobiernos débiles y una limitada capacidad institucional para dar apoyo a las poblaciones más vulnerables.
Asimismo, contempla el cambio climático como otro de los factores, resaltando que se espera que la región experimente durante este siglo un aumento de la temperatura de entre tres y cuatro grados centígrados, un 150 por ciento más que cualquier lugar del mundo.
UNICEF ha alertado de que las sequías e inundaciones ya están causando desplazamientos de población, provocando además que algunas formas de agricultura sean cada vez más insostenibles y hostilidades en zonas rurales por el acceso a los recursos.
El documento resalta además que la región no cuenta con los sistemas de protección necesarios para garantizar la seguridad y el bienestar de los niños refugiados o migrantes, una situación que empeorará en caso de que se produzca el esperado incremento de población.
Por ello, el organismo ha reclamado que "las políticas sitúen a los niños en el centro de cualquier respuesta a las migraciones" a través de un fortalecimiento de la cadena de protección de los niños entre los países de origen, tránsito y destino.
UNICEF ha solicitado a los gobiernos de la región y del resto del mundo que protejan a los niños refugiados y migrantes, y en particular a los no acompañados, contra la explotación y la violencia, así como el fin de las detenciones de estos niños migrantes o que solicitan el estatus de refugiados.
Por último, ha pedido mantener a las familias unidas, ofrecer formación a todos los refugiados y migrantes, y darles acceso a servicios de calidad, entre ellos sanitarios, que se actúe sobre las causas subyacentes de los grandes desplazamientos de refugiados y migrantes, y medidas para luchar contra la xenofobia, la discriminación y la marginación en los países de tránsito y destino.