Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El número de atentados y muertes a causa de los mismos descendió en 2016 por segundo año consecutivo

El número de ataques terroristas y de muertes a causa de estos ataques a nivel mundial descendió en 2016 por segundo año consecutivo, según un informe publicado este miércoles por el Departamento de Estado de Estados Unidos.
El estudio, realizado por la Universidad de Maryland para el Departamento de Estado, muestra un descenso del nueve por ciento en el número de atentados y del trece por ciento en el número de muertos respecto a 2015.
El informe recoge un total de 11.072 ataques terroristas a nivel mundial, con más de 25.600 muertes, entre ellos 6.700 que fueron responsables de los ataques.
El descenso registrado ha sido achacado a la reducción de los ataques y muertes en Afganistán, Nigeria, Pakistán, Siria y Yemen.
Si bien en 2016 se registraron atentados en 104 países, los mismos estuvieron "muy concentrados geográficamente", con el 55 por ciento del total en sólo cinco países (Afganistán, India, Irak, Pakistán y Filipinas). Asimismo, el 75 por ciento de las muertes tuvieron lugar también en cinco países (Afganistán, Irak, Nigeria, Pakistán y Siria).
El Departamento de Estado ha recalcado que "los grupos terroristas continuaron explotando los territorios sin gobierno y los conflictos para expandir su alcance", asegurando que el grupo yihadista Estado Islámico continuó siendo la mayor amenaza terrorista en 2016.
"Estado Islámico fue expulsado de una cantidad significativa del territorio que controlaba a principios de 2016, una tendencia que se ha acelerado en la primera mitad de 2016 debido a las operaciones militares coordinadas de la coalición", ha manifestado.
Asimismo, ha indicado que Al Qaeda "siguió siendo una amenaza resiliente y que se ha adaptado", al tiempo que ha descrito a Irán como "el principal Estado que fomenta el terrorismo".
"Los grupos terroristas apoyados por Irán, y principalmente (el partido-milicia chií libanés) Hezbolá han seguido amenazando a aliados e intereses de Estados Unidos, incluso a pesar del aumento de las sanciones financieras y las medidas legales", ha remachado.