Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El autor del atentado de Magnanville fue condenado por terrorismo en 2013

Larossi Abballa, identificado como el hombre que ha matado a puñaladas a dos policías en la localidad de Magnanville, al oeste de París, fue condenado en 2013 por su participación en una filial yihadista encargada de promover el reclutamiento de milicianos, según ha informado la prensa gala.
Abballa, de 25 años de edad y de nacionalidad francesa, ha muerto abatido a tiros por agentes de la unidad RAID tras haber matado a dos policías en su vivienda de Magnanville, en la zona de Yvelines. El hijo de la pareja de policías ha sobrevivido al ataque gracias a la intervención de los agentes del RAID, según el diario 'Le Point'.
La cadena de televisión BFM ha explicado que Abballa se radicalizó en los últimos años y que fue condenado en 2013 por su implicación en una filial yihadista encargada de promover el reclutamiento de milicianos en Francia, su formación física y psicológica y el envío de jóvenes voluntarios a Pakistán.
Abballa fue condenado a una pena de tres años de prisión, de los cuales seis meses fueron suspendidos, y se le concedió la libertad condicional a los dos años. Fue juzgado junto con otros siete acusados.
Tras haber matado a los agentes de Policía en la localidad de Magnanville, Abballa ha asegurado a los agentes del RAID que pertenece a Estado Islámico antes del asalto de la vivienda que ha acabado con su vida y ha permitido salvar al hijo de la pareja de agentes asesinados.
El grupo terrorista liderado por Abú Bakr al Baghdadi ha difundido un mensaje por medio de su agencia de noticias Amaq para reivindicar la autoría del ataque en Magnanville. Los investigadores galos están todavía analizando el suceso y no han confirmado que sea obra de Estado Islámico.
El ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, y el portavoz del Gobierno, Stéphane Le Foll, han asegurado que lo sucedido ha sido "un acto terrorista" y han manifestado sus condolencias a los familiares y allegados de los fallecidos.