Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La aventura de ir al colegio en Colombia

Doce años llevan los alumnos de una escuela colombiana para que el Gobierno les construya un puente sobre el río que, a diario tienen que cruzar, para llegar a clase. Cada mañana 300 niños se mojan hasta el cuello en su camino al colegio.
En 1996 se cayó el puente que unía las dos orillas de un río y que cada día utilizaban los alumnos de una escuela en Colombia para llegar a clase. Sin puente, los pequeños cruzan el río a pie. A los más pequeños el agua les llega al cuello.
Intentan mantener secos los zapatos y los libros, pero no siempre lo consiguen. Cuando el material escolar se moja, llegan los llantos y lamentos.
La aventura, en la que emplean cada día más de una hora, es dura. El camino se hace demasiado largo.
Doce años después, el Gobierno se ha comprometido a construirles otro puente. Estará listo en unos meses. A partir de entonces, los 300 alumnos sólo se empaparán de libros y conocimiento.