Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El balance de víctimas por el asalto a la base aérea asciende a nueve milicianos y un militar muertos

Un total de nueve milicianos y un militar han muerto en el marco del enfrentamiento que se ha producido este jueves después de que un grupo de hombres armados asaltara la base aérea de Kamra, ubicada en la provincia de Punjab, en el este del país, según ha informado un portavoz de la Fuerza Aérea de Pakistán (PAF) a Geo TV.
Un grupo de entre nueve y diez milicianos vestidos con uniformes militares ha atacado a primera hora del jueves la base aérea utilizando granadas de mano. Ello ha dado lugar a un enfrentamiento con la PAF que ha durado cuatro horas.
Como consecuencia de los combates, nueve milicianos han fallecido, entre ellos un supuesto terrorista suicida, todos ellos de nacionalidad extranjera. Además, un militar ha muerto y seis han resultado heridos, uno de ellos de gravedad.
Desde las 5.00 horas del jueves está en marcha un operativo militar para localizar a los otros miembros del grupo. Aviones de la PAF participan en las tareas de búsqueda sobrevolando los alrededores de la base aérea.
En Kamra se lleva a cabo el ensamblaje de los aviones de combate JF-17. Fuentes militares consultadas por Geo TV han apuntado que los milicianos no han conseguido llegar hasta las aeronaves gracias a la acción de las fuerzas de seguridad.
En este contexto, el Ministerio de Interior ha ordenado reforzar la seguridad en los alrededores de los aeropuertos y de las bases aéreas del país. Las autoridades de las ciudades de Islamabad y Rawalpindi han dado el mismo mensaje.
El ataque es similar al perpetrado el pasado 22 de mayo contra la base naval de Mehran, ubicada en Karachi, capital de la provincia de Sindh, en el sur del país, que se saldó con la muerte de varios uniformados y la destrucción de dos portaaviones.