Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las bombas implantadas en el cuerpo, nueva amenaza terrorista

Una operación de los servicios secretos británicos ha dejado al descubierto los planes de Al Qaeda de atentar en Gran Bretaña con un nuevo método: insertando bombas, mediante cirujía, en el cuerpo de los terroristas suicidas, informa el periódico Daily Mail.
Hasta ahora, los terroristas habían atacado aviones, trenes y autobuses ocultando las bombas en mochilas, zapatos o ropa interior para evitar su detección.
El MI5 cree que la medida ha sido impulsada por la reciente introducción en los aeropuertos de escáneres corporales. La amenaza aparece después del intento fallido del nigeriano educado en Londres Omar Faruk Abdulmutallab de hacer un estallar un avión de pasajeros en Detroit el día de Navidad.
Según una fuente de seguridad, "si los terroristas están hablando de esto, tenemos que estar listos y hacer todo lo posible para contrarrestar la amenaza".
Una fuente ha indicado que los hombres podrían ocultar el explosivo en el apéndice o las nalgas, mientras que las mujeres lo podrían colocar en los pechos de la misma manera que se insertan los implantes de aumento de pecho.
Los expertos sostienen que el explosivo conocido como 'pentrita' se puede colocar en una bolsita de plástico dentro del cuerpo del atacante y tratar la herida como una incisión normal, dejándola cicatrizar. Unos 200 gramos de pentrita podrían fácilmente provocar una explosión que dejara un agujero importante en un avión.
Según las fuentes citadas por el Daily Mail, los explosivos podrían ser detonados por el terrorista usando una jeringuilla hipodérmica para inyectarse triperóxido de triacetona en la bolsita.
Fuentes de seguridad temen que los terroristas con bombas en el cuerpo se hagan pasar por diabéticos. Algunas compañías están creando escáneres corporales diseñados para detectar explosivos, sustancias químicas y drogas en aeropuertos y terminales de trenes y autobuses. Esto incluye equipos específicos de rayos X que puedan identificar este tipo de bombas. Pero, según un experto en este campo, "se pueden fabricar tantos equipos de seguridad como se quiera, pero no hay una respuesta mágica que pueda evitar que un solo terrorista potencial consiga pasar".