Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El padre del calentamiento global espera que la Cumbre de Copenhague fracase

James Hansen, advierte que la cumbre de Copenhagen será un fracasotelecinco.es
El director del Insituto Goddard de la NASA para Estudios Espaciales, James Hansen, ha asegurado que pensó en boicotear la conferencia de la ONU porque buscan un acuerdo para limitar las emisiones que no servirá de nada. Opta por analizar la situación de nuevo desde el principio. 
"Buscarán indulgencias en la cumbre. Las naciones desarrolladas quieren continuar con su volumen de negocio habitual y pretenden comprar la indulgencia dando dinero a los países en desarrollo, en forma de fondos", ha explicado. Cualquier decisión que se tome será una "pérdida de tiempo".
James Hansen es el quinto de los siete hijos de un agricultor de Iowa, que se unió a la NASA después de su doctorado para estudiar Venus. Cambió su trayectoria profesional cuando se dio cuenta de que las emisiones que originaba el hombre perjudicaban a la atmósfera y al propio planeta. Este científico de 68 años fue una de las primeras voces en alertar en los años 80 del aumento de la temperatura en el planeta y en advertir que el problema iría a más.
La próxima semana publicará su primer libro, 'Las tormentas de mis nietos'. En él advierte de que el planeta está "en peligro inminente" y "esta es nuestra última oportunidad".
Hansen considera que el "acuerdo que se pretende cerrar" en Copenhague es ineficaz. Los gobiernos establecen los límites de las emisiones contaminantes y las cuotas de comercio entre ellos. "El problema fundamental es que los combustibles fósiles son la energía más barata y por tanto, van a utilizarse; Se niegan a reconocer y a abordar una solución".
Hansen, profesor adjunto en la Tierra de Columbia University Institute de Nueva York, sostiene que la única manera eficaz de controlar el calentamiento global es aumentar el precio de las emisiones de carbono, algo que la comunidad industrial y la sociedad civil deben entender.
No obstante, este profesor insiste en que la sociedad debe prepararse para no depender del carbón y mirar hacia la energía nuclear.