Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El pastor canadiense condenado en Corea del Norte dice que no ha visto otros reos en el campo de trabajo

Hyeon Soo Lim, un pastor canadiense condenado en Corea del Norte por "subversión", ha afirmado en una entrevista concedida a la cadena de televisión estadounidense CNN que cava durante ocho horas al día en un campo de trabajo en el que no ha visto a otros prisioneros.
Lim ha afirmado que realiza estos trabajos seis días a la semana para que sean plantados árboles en el patio de la prisión, agregando que los primeros días fueron "duros" y que posteriormente se fue acostumbrando.
La cadena de televisión ha indicado que "parece sano", si bien ha apuntado que "la ropa de presidiario que lleva hace difícil determinar si ha perdido peso".
Tras ser preguntado por los entrevistadores si necesitaba algo, Lim ha dicho que "no mucho, sólo una Biblia". "He pedido una, pero aún no ha llegado. También necesito cartas de mi familia. He recibido dos cartas", ha detallado.
En este sentido, ha manifestado que sólo ha podido enviar una carta a su familia --a través de diplomáticos suecos, que representan los intereses de Estados Unidos en el país, con el que no mantiene relaciones diplomáticas--, si bien un portavoz de la familia ha afirmado no haber recibido la misiva.
Lim, arrestado en febrero de 2014, apareció en julio en los medios estatales norcoreano para confesar que entró al país a través de la frontera china con el objetivo de planificar "complots subversivos".
"He difamado malignamente la dignidad y el sistema social de Corea del Norte, defendiendo los intereses de Estados Unidos y el régimen de Corea del Sur, visitando el país bajo la excusa de la ayuda humanitaria, las donaciones gratuitas y la cooperación", dijo Lim, nacido en Corea del Sur y con nacionalidad canadiense.
"Entregué un informe sobre lo que ocurre en Corea del Norte ante decenas de miles de surcoreanos y coreanos en el extranjero en el sermón del domingo en mi iglesia y durante giras en más de 20 países, entre ellos Canadá, Estados Unidos, Corea del Sur, Japón y Brasil", agregó.
Lim afirmó también haberse reunido en 1996 con el embajador estadounidense en Mongolia para "coordinar la salida de 500 desertores cada año a través del país y en dirección a Corea del Sur".
Lim había hecho cientos de viajes a Corea del Norte, donde ayuda a supervisar una maternidad y un orfanato en la región de Rajin, según su iglesia. La familia de Lim no ha querido comentar las informaciones, salvo para confirmar las actividades humanitarias que realizó el pastor en el país.