Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia del canadiense ejecutado en Filipinas apoya la política de no pagar rescates

La familia del canadiense ejecutado por el grupo islamista Abú Sayyaf ha expresado este martes su apoyo a la política del Gobierno de no pagar rescate por los rehenes, en una carta publicada a raíz de su asesinato.
En una carta abierta en la que recuerda la figura de Robert Hall, su familia ha recalcado que "los esfuerzos llevados a cabo para intentar lograr su liberación fueron amplios y exhaustivos".
"Todas las opciones fueron consideradas, todos los contactos fueron intentados. Finalmente, nuestros esfuerzos, y los de las múltiples agencias gubernamentales implicadas, no fueron suficientes", ha lamentado.
"Pese a ello, nuestra familia, incluso en estos momentos oscuros, apoya de corazón la política de Canadá de no pagar rescates a aquellos que buscan minar los valores fundamentales con los que mi padre vivió su vida", ha dicho.
"Estamos del lado de los ideales que construyeron este país: la fuerza de carácter, la resiliencia del espíritu, y la negativa a sucumbir a las demandas de los miserables para satisfacer su sed de sangre de los débiles", ha remachado.
El canadiense Hall, el noruego Kjartan Sekkingstad y la filipina Marites Flor fueron secuestrados por la milicia junto a un cuarto hombre, también canadiense, John Ridsdell.
El grupo amenazó con ejecutar a este último el 8 de abril si no se entregaba un rescate de 300 millones de pesos (unos seis millones de euros), plazo que posteriormente extendió hasta el 25 de abril.
Sin embargo, al no recibir el dinero por parte de Ottawa, el 25 de abril Ridsell fue decapitado, tal y como habían anunciado. Tras ser elegido presidente, Rodrigo Duterte extendió sus disculpas al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, por esta ejecución.
En esta ocasión, el grupo exigía un rescate de 600 millones de pesos filipinos (unos 11 millones de euros) a pagar antes del 13 de junio a las 15.00 --hora local.