Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El candidato del gobernante GERB es el más votado en la primera vuelta

El candidato del partido gobernante, Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB), Rosen Plevneliev, ha logrado el 39,7 por ciento de los votos en las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Bulgaria, según los primeros resultados oficiales, aún provisionales, difundidos este lunes.
El rival de Plevneliev en la segunda vuelta de las presidenciales será Ivailo Kalfin, del Partido Socialista de Bulgaria (BSP), quien obtuvo el 29,4 por ciento de los votos, según los resultados correspondientes al 78,8 por ciento del escrutinio.
"No importa nuestra ventaja sobre el segundo candidato más votado, no podemos relajarnos", ha advertido Plevneliev en declaraciones a la radio pública búlgara.
Sin embargo, todo apunta a que el candidato conservador derrotará a Kalfin, ya que aglutinará los votos de otros candidatos de derecha descartados en la primera ronda. Plevneliev desplazará así al actual presidente, Georgi Parvanov, del BSP, quien, pese a que el cargo apenas tiene competencias, cuenta con la potestad de vetar iniciativas legislativas impulsadas por el GERB, de centro-derecha.
El tercer candidato más votado fue la excomisaria de la UE Meglena Kuneva, que ha concentrado el voto del descontento con la clase política, un 14 por ciento de los sufragios.
Los comicios del domingo también eran municipales. En este ámbito, el GERB ha obtenido la victoria directa en primera vuelta tanto en la capital, Sofía, como en la ciudad de Burgas, en la costa del mar Negro. Habrá segunda vuelta con candidato del GERB en las otras principales ciudades búlgaras.
La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) ha emitido un informe preliminar positivo tras el trabajo de su misión de observadores, pero ha alertado de la posibilidad de compra de votos y de limitaciones a la cobertura de los medios de comunicación.
"Es necesario continuar las reformas para atajar peligros como las continuas acusaciones de compra de votos y la práctica ausencia de cobertura de la campaña en los medios de comunicación", alerta la OSCE.