Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El carnicero de Sbrenica

Mladic, hoy por hoy, es el criminal de guerra europeo más buscado. Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
"Regalemos la Srebrenica serbia al pueblo serbio. Ha llegado el momento de vengarnos de los 'turcos' en esta región", fue una de las frases que utilizó para justificar el asedio a esa ciudad.
Pero antes de Srebrenica, durante el asedio de Sarajevo, no dudó en utilizar la artillería. La dirigió con relativa precisión contra los barrios de mayoría musulmana.
Objetivos civiles, daba igual que los obuses cayeran en esa casa o en la de al lado; se trataba de limpieza étnica, de superioridad serbia. Su gran "logro" fue la muerte de unas 10.000 personas, incluidos 1500 niños, durante el asedio de la ciudad. Fue entre 1992 y 1995.
En Srebrenica masacró a 8.000 hombres musulmanes. Este ultra nacionalista serbobosnio, agarrado a la historia, resentido con los turcos que extendieron su imperio hasta esa parte de Europa, fue destituido como general tras los acuerdos de Dayton de 1995.
Desde 1996 permanece en paradero desconocido... relativo, porque ha sido visto haciendo vida normal en Belgrado en múltiples ocasiones, como demuestra el vídeo emitido por el programa 60 minutos de una televisión serbia.
La entrega de Mladic al Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia es un requisito indispensable para el definitivo acercamiento de Serbia a las instituciones europeas.
Hace menos de un año, la captura de Radovan Karadzic, fue un espaldarazo para dicho acercamiento. Pero falta por cumplir con la entrega de Mladic, hoy por hoy el criminal de guerra europeo más buscado.