Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un tribunal condena a muerte a dos chadianos por planificar atentados contra diplomáticos occidentales

Un tribunal saudí ha condenado a muerte este jueves a dos ciudadanos chadianos por planificar varios atentados contra diplomáticos occidentales, incluyendo miembros del consulado estadounidense en el país, según ha informado el diario saudí 'Arab News'.
El tribunal ha emitido además penas de cárcel de entre 17 y 22 años para otros diez condenados, entre los que hay cuatro saudíes, cinco chadianos y un yemení. El tribunal les ha declarado culpables de declarar como "apóstatas" a los miembros de la familia real y de intentar dañar a los residentes del país.
La condena ha llegado apenas unos días después de que otro tribunal saudí condenara a muerte al líder del grupo terrorista inspirado en la organización Al Qaeda que ejecutó en 2004 un atentado suicida contra la sede de una compañía petroquímica en la localidad de Yanbu, matando a seis personas, cinco de ellas de nacionalidad extranjera.
La célula estaba compuesta por 15 personas, cuatro de las cuales fallecieron durante la operación. Los muertos en el atentado fueron dos estadounidenses, dos británicos y un australiano, así como un policía saudí.
El tribunal declaró al líder del grupo culpable de ser parte de una célula terrorista y de fabricar granadas de mano y otros explosivos, así como de alojar a uno de los terroristas que participaron en el atentado.
Los otros diez miembros del grupo fueron condenados a penas de cárcel de entre tres y doce años de prisión, al tiempo que les impuso una prohibición de viaje para impedir que abandonen el país una vez que cumplan su condena.
El atentado en Yanbu fue parte de una oleada de atentados y tiroteos ejecutados por milicianos vinculados a Al Qaeda contra intereses extranjeros en el país y las fuerzas de seguridad. Las autoridades aseguraron haber aplastado a dichos grupos en 2006 a través de la detención de más de 11.000 personas.