Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 60 por ciento de los casos de mortalidad materna en Sudáfrica son evitables

La ONG Amnistía Internacional (AI) ha señalado este jueves que el 60 por ciento de las muertes de las mujeres y las niñas embarazadas en Sudáfrica son evitables, pero es necesario mejorar el sistema de atención prenatal y respetar la identidad de las mujeres.
El informe 'La lucha por la salud materna: barreras a la atención prenatal en Sudáfrica' denuncia que muchas embarazadas no acuden a los centros sanitarios hasta las últimas semanas de gestación por miedo a ser diagnosticadas seropositivas. La falta de información tanto en salud reproductiva como en atención materna es una de las principales barreras. Las sudafricanas creen que la prueba del sida es obligatoria, por lo que prefieren evitarla por miedo a dar positivo y ser repudiadas por sus maridos y sus familias.
AI ha comprobado que el temor de las mujeres está justificado, ya que el personal médico las trata de manera distinta que al resto de los pacientes si se confirma el VIH. El secretario general de Amnistía Internacional, Sail Shetty, ha señalado que "es inaceptable que las mujeres y las niñas embarazadas sigan muriendo en Sudáfrica por temor a que se revele su condición de seropositivas".
Algunas mujeres embarazadas de las provincias de Mpumalanga y KwaZulu-Natal han contado a Amnistía que "las enfermeras hablan de la gente y su situación" y que las afectadas tienen que ponerse "en una fila determinada", que el resto de personas identifican como "la fila de las personas seropositivas". Esta "falta de discreción" del personal sanitario provoca reticencias entre las gestantes.
El resultado de esta actitud fue la muerte de 1.560 mujeres en 2011 y de 1.426 en 2012, cifras que podrían reducirse al 60 por ciento si las sudafricanas hubieran recibido atención médica durante su embarazo, según la ONG.
"Es fundamental que los trabajadores de la salud de Sudáfrica reciban más formación sobre la prestación de atención de calidad, sin juicios ni estigmatizaciones, y que las mujeres y las niñas accedan a servicios de salud sexual y reproductiva puedan confiar en que se respetará su confidencialidad", ha subrayado Shetty.
Amnistía Internacional ha instado al Gobierno de Sudáfrica a tomar medidas para "que se respeten los derechos de las mujeres y de las niñas" y tome "medidas urgentes para corregir esa situación". La ONG propone más información, más privacidad y mejora de los transportes en el país como pasos para reducir la mortalidad materna.
MEJORA DE LAS CARRETERAS
El informe de Amnistía Internacional también atribuye a "la escasez de transportes públicos y a la mala estructura viaria" las altas tasas de mortalidad materna. Las carreteras del país se encuentran en mal estado y en muchos casos ni existen, por lo que las ambulancias no pueden acceder a determinadas zonas para atender a las madres.
El secretario general de AI ha instado al Gobierno a "mejorar la red de carreteras en estas provincias rurales para garantizar el acceso a los centros de atención de la salud". "También debe asegurarse de que siempre haya ambulancias para transportar a quienes lo necesitan", ha concluido Shetty, que ha pedido que se ponga fin a este problema persistente.