Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 17 civiles y 20 soldados mueren en una nueva jornada de represión

Al menos diez civiles han sido abatidos este sábado por las fuerzas de seguridad del régimen de Bashar al Assad en la ciudad de Homs, en el oeste de Siria, y otros siete en otros puntos del país. Además, 20 soldados sirios han muerto a manos de un grupo insurgente rebelde conformado por desertores que se están concentrando en dicha localidad, según ha asegurado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.
El número de civiles fallecidos este sábado ha ascendido a diez, en uno de los bombardeos más intensos perpetrados hasta el momento por tanques del Ejército siria. Activistas y residentes han sostenido que otras siete personas han muerto en otros puntos del país en diversos ataques contra protestas pacíficas y en incursiones militares para apresar a militares disidentes en zonas rurales.
Entre ellas se encuentra un obrero kurdo, Salman Akko, cuyo primo, Masud Akko, es un prominente dirigente opositor. Según Masud, su primo, que se trasladó desde el este de Siria a la localidad de Kiswa, al sur de Damasco, fue abatido por un disparo en la cabeza cuando participaba en una de las marchas diarias convocadas en dicha ciudad.
"Es posible que no intentaran matarle a él en particular, pero las fuerzas de seguridad dispararon fuego real en la protesta", ha reprochado Masud. Su primo, ha dicho, "vivió una vida miserable para asegurar la vida de su esposa y sus hijos, y ahora han sido abandonado sin nada", ha apostillado.
Por otra parte, de acuerdo con el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, los militares sirios han fallecido en el distrito de Bab Amro de la ciudad de Homs, que se ha convertido en el epicentro de la resistencia rebelde. Otros diez soldados sirios también han perdido la vida en la provincia de Idlib, en el norte, en enfrentamientos con militares desertores.
Esta nueva jornada de represión y combates entre las tropas del régimen y las desertoras se han producido un día después de que las fuerzas de seguridad sirias abatieran a unas 40 personas en diversas manifestaciones convocadas para pedir protección a la comunidad internacional.