Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El nuevo máximo comandante militar de la OTAN defiende entregar armas a Ucrania

El nuevo comandante supremo de la OTAN responsable de operaciones (SACEUR), general estadounidense Curtis Scaparrotti, ha defendido entregar armas a las fuerzas ucranianas para garantizar la defensa de su territorio y soberanía tras admitir que no hay "ninguna indicación" de que Rusia vaya a dejar de respaldar a los rebeldes del este del país "a corto plazo".
"Respecto a las armas, creo que tenemos que apoyar a los ucranianos con lo que necesitan para defender su territorio y soberanía con éxito", ha explicado el nuevo comandante supremo aliado en una rueda de prensa al término de la ceremonia de cambio de mando en el cuartel militar de la OTAN (SHAPE), hasta ahora dirigido por el general estadounidense Phil Breedlove.
Scaparrotti ha explicado que evaluará "qué armas son mejores" antes de remitir sus recomendaciones a los países de la OTAN.
"Lo evaluaré. Necesito evaluar qué armas son mejores, qué capacidades pueden utilizar, que capacidades son complementarias a sus fuerzas y tomaré las decisiones más refinadas más adelante", ha puntualizado, preguntado por su defensa de la entrega de armas ante el Senado estadounidense durante su audiencia de confirmación al cargo.
Scaparrotti ha denunciado que "Rusia ha sido muy activo en este Ucrania" con "muchos medios, no sólo militares, sino también con información y para socavar el tejido político" y ha descartado que deje de intervenir en la exrepública soviética.
"No veo ninguna indicación de que esto vaya a cambiar a corto plazo y no espero que lo haga", ha subrayado el máximo mando militar de la OTAN responsable de operaciones.
Además, aunque ha admitido que es partidario de mantener las líneas de comunicación con Rusia para evitar "un accidente o mal cálculo" pero ha dejado claro que Moscú debe "adherirse a las normas internacionales y al derecho internacional". "Hasta entonces, tal comunicación probablemente será limitada", ha puntualizado.
El máximo comandante militar de la OTAN ha defendido el refuerzo militar que han acometido los aliados en el flanco este en respuesta a "las acciones agresivas" de Rusia en Ucrania y ha avisado de que su intención es "continuar" e incluso "reforzar" dicha postura para "poder disuadir y también responder" en caso necesario.