Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un comandante israelí dice que la ejecución de un atacante palestino "no estuvo justificada"

El comandante del sargento israelí imputado por homicidio tras ejecutar a un atacante palestino ya reducido ha afirmado que el disparo realizado por el soldado "no estuvo justificado".
El suceso tuvo lugar después de que dos palestinos atacaran e hirieran a un soldado israelí en la ciudad cisjordana de Hebrón, incidente que se saldó con la muerte de uno de ellos y un segundo herido, quien fue ejecutado de un disparo en la cabeza minutos después cuando estaba tirado en el suelo y desarmado.
"En nuestras reuniones hablamos sobre los peligros de los tiroteos o apuñalamientos. No hubo justificación para que Elor (Azaria) descargara su arma", ha dicho Tom Naaman.
Asimismo, ha afirmado que, tras preguntar quién realizó el disparo, cuestionó a Azaria sobre quién le había dado permiso para hacerlo. "Me dijo: 'El terrorista estaba vivo, tenía que morir'", ha relatado.
En este sentido, y tras ser preguntado sobre qué quiso decir con esta frase, Naaman ha dicho: "No sé si era una venganza, pero lo que entendí que quiso decir es: 'Este es el terrorista que hirió a mi amigo, y debe morir'. No dijo nada sobre ningún peligro".
Por último, Naaman ha indicado que, tras neutralizar al atacante, no consideró que supusiera una amenaza, según ha informado el diario israelí 'Yedioth Ahronoth'.
"Sus ojos estaban cerrados. Había algún movimiento de su cabeza, de lado a lado, pero no suponía una amenaza", ha resaltado, agregando que "no había sospechas de que (el atacante) tuviera una bomba o un cinturón explosivo".
El incidente fue grabado por una cámara, y la publicación del vídeo ha provocado una oleada de críticas a la actuación del soldado, así como divisiones en el interior del Gobierno que encabeza Benjamin Netanyahu.
La nitidez del suceso provocó que el primer ministro israelí condenara las acciones del militar, en una inusitada crítica a su propio Ejército, al que ha calificado en innumerables ocasiones como "el más moral del mundo".
Sin embargo, y conforme han pasado los días, Netanyahu ha suavizado sus declaraciones y preferido dejar la resolución del caso en manos del comité de investigación militar, llegando a dar muestras de apoyo a la familia del sargento.