Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tres muertos y 28 heridos en nuevos combates entre el Ejército y los combatientes islamistas en Faluya

Tres muertos y 28 personas han resultado heridas la noche de este viernes en la ciudad iraquí de Faluya, en la provincia de Anbar, en un repunte de los combates entre el Ejército y los combatientes islamistas, según fuentes médicas citadas por la agencia estatal de noticias iraquí, NINA.
Los barrios de Askari, Jighaifi y Shuhada están siendo objetivo de los más intensos e indiscriminados bombardeos, según han denunciado testigos presenciales. La población de Faluya ha demandado el cese de los enfrentamientos que, en las últimas horas, se han recrudecido.
Estas fuentes han asegurado que la población civil no está segura en medio de estos combates y han apuntado que unidades militares del Ejército iraquí han tratado de entrar en Faluya desde los flancos sur y este a última hora del viernes.
La fuerte respuesta de los combatientes islamistas habría obligado al Ejército iraquí a replegarse, según NINA. Como resultado, el Hospital de Faluya ha confirmado el fallecimiento de tres personas hasta el momento y el ingreso de 28 personas heridas.
En el marco de este recrudecimiento de la violencia, el emir del Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL)--una milicia islamista vinculada a Al Qaeda-- en la provincia de Anbar, Abdul Rahman al Baghdadi, ha muerto junto a uno de sus tenientes en los combates que se han registrado en Ramadi, ciudad vecina de Faluya, según fuentes de las fuerzas de seguridad iraquíes citadas por NINA.
TENSIONES ENTRE CHÍIES Y SUNÍES
En los últimos días, las tensiones entre el Gobierno central, controlado por el chií Nuri al Maliki, y los grupos suníes de Anbar se ha acrecentado en la provincia en Anbar, con Ramadi y Faluya como epicentros, a raíz del desalojo de un campamento de protesta por parte de la Policía el pasado lunes.
Dicha intervención, que se saldó con 13 muertos, ha instigado esta ola de combates y, como resultado, ha provocado que la presencia de varias milicias islamistas, que como ISIL están vinculadas a Al Qaeda, se haya reforzado en Ramadi y Faluya, máxime tras la retirada del Ejército el pasado lunes.
Sin embargo, las fuerzas de seguridad iraquíes han rectificado y este viernes han vuelto a enviar a varios contingentes a estas ciudades en respuesta a la petición de las fuerzas tribales locales, que ven con temor el ascenso de Al Qaeda.
Así, la situación en Faluya y Ramadi, a ojos de fuentes de la Inteligencia estadounidense, es "extremadamente seria", según ha informado la cadena norteamericana NBC. Estas mismas fuentes no descartan que Al Qaeda se hayan hecho con el control de ambas localidades.