Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La compañía que gestiona la mina de Marinaka define los incidentes como una "cuestión de órden público"

Sus acciones se desploman en la Bolsa de Londres tras la muerte de 30 mineros por disparos de la Policía
La compañía minera británica Lonmin, responsable de la explotación de la mina de platino de Marinaka (Sudáfrica) que ha registrado altercados que el jueves terminaron con 30 mineros muertos, ha definido estos sucesos como "una cuestión de orden público más que de relaciones laborales".
El presidente de Lonmin, Roger Phillimore, ha lamentado profundamente esta nueva pérdida de vidas aunque subrayó que estos incidentes son "una cuestión de orden público más que laboral". "Estamos tratando el desarrollo de los acontecimientos respecto a las operaciones de la Policía con la debida seriedad (..) No hace falta decir que lamentamos profundamente la pérdida de más vidas en lo que claramente se trata de una cuestión de orden público más que de relaciones laborales", indicó en un comunicado.
Las acciones de la compañía minera británica Lonmin sufrían un severo correctivo tras la apertura de la Bolsa de Londres, donde han llegado a perder más de un 8%, a consecuencia del agravamiento de la situación en la mina sudafricana de Marikana.
En concreto, al cumplirse la primera hora de negociación en la City, las acciones del tercer mayor productor mundial de platino bajaban hasta los 610 peniques, un 5,86% por debajo del cierre del jueves, cuando ya habían caído un 7%.
Las autoridades sudafricanas confirmaron este viernes la muerte de al menos treinta personas como consecuencia de los disparos de los agentes policiales destacados en las inmediaciones de la mina de platino de Marikana, operada por Lonmin y situada a unos 100 kilómetros al noroeste de Johanesburgo.
Los altercados se registraron el jueves, cuando los agentes de la Policía decidieron abrir fuego contra los más de 3.000 trabajadores de la mina que se manifestaban en la zona, algunos de ellos armados con machetes y palos, y que ignoraron las órdenes de disolver la protesta.
Los enfrentamientos en la mina de Marikana dieron comienzo hace una semana a raíz de las demandas de los trabajadores de una subida salarial que derivó en un enfrentamiento entre los sindicatos Unión nacional de Mineros (NUM por sus siglas en inglés) y la Asociación de Mineros y Trabajadores de la Construcción (Amcu).
Lonmin informaba este jueves de que la huelga ha supuesto la pérdida de seis días de producción, equivalentes a 15.000 onzas de platino, lo que pone en peligro el cumplimiento de sus objetivos anuales de producción, fijados en 750.000 onzas al año.