Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No hubo cómplices en el secuestro de la joven Natascha Kampusch

El jefe de la Fiscalía de Viena, Werner Pleischl, ha dicho Wolfgang Priklopil fue el único autor del secuestro y que no hubo más cómplices ni implicados. Han descartado definitivamente la implicación de Ernest Holzapfel, un íntimo amigo de Priklopil, del que se había especulado repetidamente.
La investigación del caso Kampusch se cerró precipitadamente en noviembre de 2006, apenas tres meses después de que la joven lograra escapar tras ocho años de cautiverio. En octubre de 2008, el caso se reabrió, con la tesis de un segundo autor como principal elemento.
Desde la reapertura de las investigaciones, la Fiscalía ha interrogado a 110 personas y ha analizado muestras de ADN de la casa en cuyo sótano Priklopil encerró a Kampusch cuando tenía 10 años.
"Estamos seguros de que no hubo cómplices", ha afirmado Ernst Geiger, de la oficina de Crimen Organizado de la Oficina Federal de Investigación Criminal.
Esa teoría se sostenía principalmente en la declaración de una testigo que afirmó haber visto como dos hombres secuestraban a Kampusch, cuando iba camino del colegio. Además, Holzapfel habría confesado que Priklopil le presentó a la joven, aunque aseguró desconocer de quien se trataba.
La Fiscalía de Viena había dejado claro que no habrá más pesquisas y que todas las preguntas sobre el caso han quedado resueltas.
Fallos en la investigación
Lo que sí admitieron las autoridades policiales son errores en la investigación. Priklopil fue uno de los cientos de sospechosos que fueron interrogados y descartados por la Policía durante el amplio dispositivo de búsqueda que se desplegó tras el secuestro.
"Que los indicios sobre Wolfgang Priklopil fueran erróneamente valorados es algo que ocurrió en el ajetreo de los acontecimientos. Aquello fue un gran error", ha reconocido Geiger.