Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Ninguno de los componentes de Coca-Cola Zero es perjudicial para la salud"

El Gobierno de Venezuela retira de la venta la Coca Cola Zero al considerar que es perjudicial para la salud. Foto archivotelecinco.es
El Gobierno venezolano ha prohibido la venta de Coca-Cola Zero en todo el país, porque considera que "contiene un elemento que es perjudicial para los humanos", según la Agencia Bolivariana de noticias. Cocal Cola Company ha emitido un comunicado en el que asegura que Coca Cola Zero no contiene ningún componente perjudicial para la salud y que se fabrica siguiendo "los más altos estándares de calidad". La medida ha sido tomada en medio de la ola de nacionalizaciones impulsadas por el Gobierno de Hugo Chávez.
El Ministerio de Salud, que realizó este miércoles una inspección a la planta de Coca Cola, también ordenó la recogida de todas las Coca-Cola Zero que se encuentran en los comercios, aunque no precisó el nombre del componente al que aluden.
El ministro de Salud, Jesús Mantilla, afirma que "el producto debe salir de circulación para preservar la salud de los venezolanos", y ha anunciado que se ha activado un "procedimiento de inspección" que incluye la "recogida de todas las unidades de Coca Cola Zero" de los establecimientos comerciales.
Hasta que concluya ese "procedimiento", la empresa ha anunciado que suspenderá la producción del refresco y que lo retirará de su red de ventas, pero insistió en que "ninguno de los componentes de Coca-Cola Zero es perjudicial para la salud de las personas" y que el producto "es elaborado bajo los más altos estándares de calidad a nivel mundial". Por ese motivo, añade, "cuenta con el respectivo registro sanitario que exigen las leyes" venezolanas.
La medida contra ese producto se produce tres meses después de que el Gobierno de Chávez ordenara a Coca-Cola Femsa desalojar terrenos, en los que estacionaba sus camiones en Caracas, para construir allí viviendas populares.
Adicionalmente, durante buena parte del año pasado la empresa afrontó intermitentes paralizaciones, debido a un sinnúmero de protestas de ex trabajadores en reclamo de indemnizaciones.
La bebida con cero calorías fue introducida en el mercado venezolano hace tan sólo unos meses y preveían un fuerte crecimiento del consumo.
Coca-Cola Femsa es la mayor empresa de bebidas y gaseosas en Venezuela, donde emplea a unos 8.000 trabajadores y aporta en impuestos unos 140 millones de dólares al año.