Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gasto en defensa en los países de la UE cayó un 0,2% en 2015, según datos de la EDA

El gasto en investigación y tecnología en términos reales ha caído en 1.000 millones de euros o un 32% entre 2006 y 2014
El gasto en defensa agregado en el conjunto de países de la Unión Europea cayó un 0,2% en 2015 en términos reales por los efectos de la inflación a pesar de que el gasto en defensa nominal creció un 2,6% --es decir unos 5.000 millones de euros--, hasta los 200.000 millones de euros en total, un nivel comparable al gasto anterior a la crisis, según las estimaciones publicadas este martes por la Agencia de Defensa Europea (EDA).
El gasto conjunto en defensa subió un 2,3% en 2014 desde los 190.000 hasta los 195.000 millones de euros en comparación con el año anterior en los Veintisiete países (todos los de la UE menos Dinamarca) que participan en la EDA, que no desglosa el gasto por países.
El aumento del gasto colectivo en defensa en 2014 fue suficiente para compensar la inflación y refleja un aumento real en el gasto en defensa del 0,6%, equivalentes a 1.100 millones de euros, dato que supone el primer aumento tras seis años de recortes consecutivos en defensa por la crisis.
Los datos reflejan un aumento del gasto colectivo destinado a operación y mantenimiento de equipos -que suele ser el segundo componente principal de gasto principal-- creció un 9,8% en términos reales y en cambio cayó un 9,1% la inversión en contratación de equipos y en investigación y desarrollo en términos reales. El gasto en contratación de equipos cayó un 13,3% y el gasto en investigación y desarrollo subió un 0,5% en 2014.
EL PESO DEL GASTO PARA INVESTIGACIÓN Y TECNOLOGÍA, EN MÍNIMOS
Por lo que se refiere al gasto dedicado a investigación y tecnología, que es clave para garantizar las capacidades en defensa necesarias en el futuro, los datos publicados por la EDA muestran que la cuota de gasto dedicada a esta partida nunca ha sido tan baja, apenas representa el 1,02% en 2014 desde el tope del 1,32% que se llegó a destinar en 2006 frente al objetivo pactado del 2%.
El gasto en investigación y tecnología en términos reales ha caído en 1.000 millones de euros o un 32% entre 2006 y 2014. El aumento ligero en el gasto del 3,2% registrado en 2013 se perdió un año después, cuando el gasto cayó un 4,6% y se quedó de nuevo en el nivel de 2012, en 2.000 millones.
El gasto en contratación en equipos de defensa e inversión en investigación y tecnología colectivo cayó al 17,8% en 2014 frente al objetivo de destinar el 20% del gasto total en defensa a esta partida.
Los datos parciales de la EDA apuntan en cambio a un ligero aumento en el gasto dedicado a la contratación de equipos en el marco de programas de colaboración conjuntos del 15% en 2013 al 19,9% en 2014 frente al objetivo marcado de destinar el 35% del gasto total en defensa a programas de contratación de equipos conjuntos y también a una subida ligera en el gasto dedicado a investigación y tecnología en programas de colaboración, del 8% al 8,6% frente al objetivo del 20%.
SE REDUCEN LOS EJÉRCITOS Y FUERZAS EN EL EXTERIOR
Los datos también ponen de relieve que el número de militares en los Ejércitos siguen cayendo, así como el número de fuerzas desplegadas en el exterior. El personal militar se ha reducido casi un 1% hasta los 1,4 millones de efectivos en el conjunto de países, mientras que el personal civil ha caído casi un 2%, hasta los 400.000 efectivos en 2014.
En el caso de las fuerzas desplegadas en el exterior, éstas se han reducido desde los 58.000 en 2013 hasta los 32.000 en 2014, sobre todo por el fin de la misión de combate de la OTAN en Afganistán a finales de 2014.