Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las delegaciones yemeníes retoman las conversaciones en Kuwait tras una semana de parón

Las delegaciones negociadoras de Yemen han retomado este lunes las conversaciones de paz que se están celebrando en Kuwait, tras una semana de parón tras la retirada temporal del Gobierno de la mesa.
El encuentro ha tenido lugar un día después de que el enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Ismail Uld Cheij Ahmed, afirmara que las conversaciones habían logrado "progresos increíbles", agregando que el cese de hostilidades está siendo generalmente respetado.
Durante la jornada, el propio Cheij Ahmed ha detallado que se ha celebrado un encuentro del comité sobre prisioneros y detenidos, destacando que se han logrado "progresos importantes".
"Las conversaciones de paz son siempre complicadas y requieren tiempo, pero pido a las partes que ejerzan todos los esfuerzos posibles para lograr un acuerdo sostenible", ha agregado en su cuenta oficial en la red social Twitter.
Asimismo, la reunión ha tenido lugar después de que el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, se reuniera durante el fin de semana con el presidente del país, Abdo Rabbu Mansur Hadi, para intentar desbloquear el estancamiento.
Representantes del Gobierno de Hadi, respaldado por Arabia Saudí, y de los rebeldes chiíes huthis, apoyados por Irán, se han venido reuniendo durante el último mes en Kuwait para cerrar un acuerdo que alivie la guerra que ha matado a más de 6.200 personas.
Los diálogos se centran en la demanda gubernamental de que los huthis entreguen las armas y abandonen las ciudades capturadas, así como que un nuevo gobierno incluya a los rebeldes. El Gobierno se encuentra actualmente en la ciudad portuaria de Aden después de que los rebeldes huthis mantengan el control de la capital Saná.