Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El líder del derechista GERB se muestra dipuesto a escuchar propuestas para formar una coalición

El líder del partido derechista Ciudadanos por el Desarrollo Europeo de Bulgaria (GERB), Boyko Borisov, ha afirmado este domingo que teme que el país pueda hacer frente a unas nuevas elecciones adelantadas tras la victoria de su formación en los comicios, asegurando que está dispuesto a escuchar las propuestas del resto de los partidos que han logrado representación parlamentaria.
Así, y tras negarse a hacer anuncios concretos hasta la publicación de los resultados finales, ha resaltado que no se coaligará con el Bloque Reformista, de centro derecha, argumentando que "son muy pequeños" y que "imponen condiciones para que no ocupe el cargo de primer ministro".
"¿Quién más puede ser primer ministro? No me quieren, ¿qué puedo hacer?", se ha preguntado Borisov, según ha informado la agencia búlgara de noticias Novinite. Además, ha descartado como aliados potenciales al Partido Socialista de Bulgaria, el Movimiento por los Derechos y la Libertad (DPS) y Bulgaria Sin Censura.
"Estoy preparado para gobernar el país, porque soy el mejor preparado. Pido a los colegas de partidos que consideren detenidamente estos resultados antes de hacer grandes declaraciones", ha dicho. "No pongo condición alguna", ha remachado.
El GERB ha ganado las elecciones legislativas búlgaras de este domingo con un 33,62 por ciento de los votos, según resultados oficiales difundidos por la Comisión Electoral correspondientes al 42,1 por ciento del escrutinio.
La segunda formación más votada sería el Partido Socialista de Bulgaria (BSP, 16,1 por ciento), que confirmaría así su desplome con 11 puntos menos que en las elecciones del año pasado. La tercera fuerza política sería el DPS, una formación de centro que representa a la minoría turca y que lograría un 11,8 por ciento de los sufragios.
Por detrás estarían el Bloque Reformista (8,54 por ciento), el Frente Patriótico (7,48 por ciento), Bulgaria Sin Censura (6,1 por ciento), la ultraderechista Unión Nacional Ataque (Ataka, cinco por ciento) y la Alternativa para el Desarrollo de Bulgaria (4,6 por ciento). Ataka sufre un duró reves, pues tendría tres puntos menos que hace un año, cuando consiguió 23 de los 240 representantes que conforman la Asamblea Nacional.