Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal general desestima el traslado de Hosni Mubarak del hospital de la cárcel de Torá

El fiscal general de Egipto, Abdel Meguid Mahmud, ha ordenado este miércoles que el expresidente Hosni Mubarak permanezca en el hospital de la prisión de Torá en respuesta a la petición de Gamal Mubarak, hijo del exmandatario, quien presentó la semana pasada una queja formal ante el Consejo Nacional de Derechos Humanos del país por el estado en que se encuentra el centro hospitalario.
Gamal Mubarak argumentó que el hospital de la prisión de Torá, en la que su padre cumple una pena de cárcel de 25 años, no cumple las necesidades que tiene el expresidente, por lo que pidió que fuera trasladado a un centro médico mejor equipado.
En respuesta, Mahmud envió a un equipo médico al lugar para determinar si la demanda era fundada. Tras su presencia en el centro médico, el comité aseguró que Mubarak está en condición estable y que el hospital está bien equipado, por lo que el fiscal ha decidido que permanezca allí, según ha informado el diario egipcio 'Al Masry al Youm'.
El expresidente fue trasladado al hospital de la prisión de Torá en julio por orden de la fiscalía militar egipcia tras pasar varias semanas ingresado en el hospital militar Maadi a causa de un repentino empeoramiento de su salud. El 2 de junio, Mubarak, de 84 años, fue sentenciado a cadena perpetua por su complicidad en la represión que se cobró más de 800 vidas durante las protestas que acabaron con su derrocamiento en 2011.
Gamal y su hermano Alaa comparecieron el 9 de julio ante al Tribunal Penal de El Cairo para afrontar nuevos cargos por una supuesta manipulación de acciones bursátiles, cinco semanas después de que fueran absueltos por delitos de corrupción. Gamal y Alaa Mubarak, junto a siete acusados más, están imputados por violar las reglas del mercado bursátil y el banco central para beneficiarse ilícitamente a través de la venta de acciones del banco egipcio Al Watani.