Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La despedida por vestir demasiado sexy podría perder su nuevo empleo

Debrahlee Lorenzana, la neoyorquina que ha denunciado haber sido despedida de Citibank por vestir de una manera demasiado sexy, podría quedarse de nuevo sin empleo, ya que sus jefes en otra entidad financiera no aprueban la gran repercusión mediática que ha tomado su historia, publica el New York Post.
Los responsables de Chase, para quien la mujer trabaja ahora en una oficina bancaria en el barrio de Brooklyn, están molestos ante los tintes que ha tomado la historia de Lorenzana, a quien han pedido que deje de ofrecer entrevistas y aparecer en televisión, explicó la mujer al Post.
Sus actuales empleadores consideran que el protagonismo de Lorenzana, quien lleva varios días centrando la atención mediática en Estados Unidos, ofrece una mala imagen de la industria financiera y le han invitado a reducir completamente su presencia en los medios si no quiere ser despedida.
"Me preguntaron si iba a seguir adelante y que, si seguía hablando, lo tomarían como un motivo suficiente para rescindir mi contrato", aseguró Lorenzana al diario neoyorquino, al que también dijo que la amenaza, según le contaron sus jefes, procedía directamente del consejero delegado de JP Morgan Chase, Jamie Dimon.
Según el diario, sus jefes le negaron su petición de tener este lunes libre para acudir a varios programas de televisión, pero Lorenzana hizo oídos sordos a las amenazas y hoy mismo participó en el programa "The Early Show", de la cadena CBS, donde ha vuelto a insistir en que su atractivo fue el motivo de que la despidieran de Citibank.
"Me dijeron que mi cuerpo era distinto al de otras empleadas y que por eso ellas podían llevar ciertas prendas de ropa y yo no", señaló en televisión Lorenzana, quien asegura que sus jefes se quejaban de que despertaba "demasiada atención" en el banco al vestir "pantalones y faldas estrechas".

Lorenzana aseguró que cuenta con el testimonio de varios de sus antiguos compañeros de trabajo, que respaldarían su versión sobre lo ocurrido en la oficina de Citibank en la que trabajaba, mientras que los responsables del banco insisten en que el despido de la mujer se debió a su falta de productividad en el trabajo. IM