Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer despierta en medio de la operación y se siente "en el infierno"

A Carol Weiher le estaban extrayendo su ojo izquierdo cuando despertó en medio de la operación. La mujer cuenta que se oía música y la voz de los cirujanos que decían "corta más profundo, empuja más duro". El peor momento de su vida, como "un infierno", así explicó a la aquella experiencia de despertar en el quirófano, porque la anestesia no le hizo efecto. CNN
Ella se desesperó, quería avisarle a los médicos que estaba despierta, mover algún dedo, pero sus músculos estaban tan relajados por la medicación que no reaccionaban.
"Yo oraba, suplicaba y maldecía, al mismo tiempo, mientras trataba de hacer algo", ha asegurado la mujer, de Virginia, en EEUU.
Weiher es una de las pocas personas que se ha mantenido consciente con anestesia. Lo normal es que los pacientes sometidos a anestesia general no recuerden nada de la cirugía.
Las estadísticas médicas calculan que, alrededor de una o dos personas de cada 1.000 pueden despertar durante la anestesia general.
La mayoría de estos casos se trata de personas que es consciente de su entorno, aunque algunos pueden sufrir dolores intensos y tener problemas psicológicos.
"Los instrumentos quirúrgicos no me provocaron dolor, dijo Weiher, sólo presión, pero las inyecciones de la medicina paralizante que me ponían durante la operación las "sentía como el combustible encendido".
La mujer ha contado: "quizás me he equivocado en mi vida, y estoy en el infierno". La intervención completa duró cinco horas y media.
El uso de la anestesia general es por lo general segura y provoca un estado de sedación que no se interrumpe en medio de una operación, según los médicos.
Mantenerse consciente después de recibir anestesia general puede ser por un error humano o un fallo del equipo que suministró la anestesia, dijo el Doctor Alexander Hannenberg, anestesiólogo en Newton, Massachusetts.
Hay pacientes en los que los médicos se equivocan porque suministran una dosis más baja por temor a la condición del paciente.
Para los pacientes con problemas del corazón o del pulmón, el consumo diario de alcohol y el uso prolongado de opiáceos y otras drogas pueden ser riesgoso la anestesia general.
El anestesiólogo tiene que tener la mayor cantidad posible de la historia clínica del paciente, incluyendo si consume alcohol, drogas o medicamentos para determinar el anestésico más adecuado.
Durante el sueño, el cerebro está en su estado más activo, bajo la anestesia, por el contrario, se deprime la actividad del sistema nervioso central.
En la mesa de operaciones, su cerebro está menos activo y consume menos oxígeno -un estado de inconsciencia que no tiene nada que ver con un sueño normal.
Weiher ha comenzado una campaña de concientización en el uso de la anestesia, que busca alertar a la gente sobre los peligros de despertar durante la cirugía. Ella ha contactado con unas 4.000 personas en el mundo que han vivido esta terrible experiencia.