Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 26 detenidos y decenas de heridos en una nueva jornada de enfrentamientos

Al menos 26 personas han sido detenidas y decenas han resultado heridas durante la noche del viernes por los enfrentamientos mantenidos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad en Hong Kong, cuando se cumplen tres semanas de protestas prodemocráticas en la antigua colonia británica.
Los detenidos han sido acusados de asalto, daños, desorden público, asalto a miembros de las fuerzas de seguridad, obstrucción a la autoridad y posesión de armas, según han informado las autoridades. Además, decenas de personas han resultado heridas, de las que 15 serían policías.
Entre los arrestados se encuentra la fotoperiodista Paula Bronstein, una detención que ha sido criticada por la asociación de periodistas local, que ha considerado que se trata de un intento por parte de la Policía de "intimidar" a los periodistas.
Las autoridades hongkonesas han estimado en 9.000 manifestantes los que se encontraban en las calles de Mong Kong, cerca del edificio gubernamental, en esta madrugada, siendo la primera vez que la Policía ofrece una cifra de los asistentes desde el comienzo de las protestas.
Poco después de que la Policía despejase la zona tomada por los manifestantes en Mong Kok, más de mil manifestantes han regresado a la plaza, enfrentándose a las fuerzas de seguridad, según ha informado el diario 'South China Morning Post' en su edición digital.
Como resultado, los antidisturbios han empleado gas lacrimógeno y porras para intentar expulsar a los asistentes a la protesta, en un enfrentamiento que ha provocado al detención de numerosos manifestantes.
Los recientes enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad en Hong Kong han puesto en peligro los recientes pasos dados por el Gobierno para reanudar las conversaciones con los manifestantes con el objetivo de poner fin a tres semanas de protestas.