Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director de Greenpeace España, liberado

La justicia danesa ha puesto en libertad al director ejecutivo de Greenpeace en España, Juan López de Uralde, y a otros tres activistas de la organización que fueron detenidos el pasado 17 de diciembre durante la Cumbre del Cambio Climático de Copenhague.
Los cuatro activistas de Greenpeace fueron recibidos con aplausos a las puertas de la cárcel de Copenhague por grupo de unos 30 miembros y simpatizantes de la organización ecologista, que mantiene desde la cumbre su buque insignia 'Rainbow Warrior' en un muelle de la capital danesa.
López de Uralde y sus tres compañeros de Greenpeace no quisieron hacer declaraciones al abandonar la cárcel y se remitieron a una rueda de prensa que ofrecerán el jueves a borde del buque insignia de la organización.
Telefoneó a su mujer
El director ejecutivo de Greenpeace en España llamó inmediatamente a su esposa desde un teléfono móvil para anunciarle que ya se encontraba en libertad. Los activistas de Greenpeace fueron puestos en libertad con cargos, explicó la propia organización ecologista, aunque ya no tendrán que presentarse el jueves ante el juez y deberán esperar a que se fije la fecha de su proceso.
A todos ellos se les acusa de irrumpir en la cena de gala que la Reina de Dinamarca ofreció a los jefes de Estado y de Gobierno para pedir a los líderes un compromiso ambicioso en la lucha contra el cambio climático.
La policía danesa les acusó tras su detención de allanamiento de morada, suplantación de autoridad pública y falsificación de documentos, cargos que han sido asumidos por la justicia de Dinamarca.
Junto a López de Uralde fueron puestos también en libertad la sueca Nora Christiansen, el suizo Christian Schmutz y el holandés Joris Thijssen.



Críticas desde Greenpeace La coordinadora de campañas de Greenpeace, María José Caballero, explicó que la organización ecologista "mantiene la esperanza" de que liberen a los activistas sin cargos, aunque admitió que es "dificilísimo" confiar en la justicia danesa, después de ver cómo han gestionado la detención de los ecologistas.

En ese sentido, criticó que se les haya mantenido incomunicados durante 21 días y que las embajadas de los respectivos países hayan tenido que mantener "duras negociaciones" para que las familias pudieran visitar a los cuatro detenidos.
En el caso de López de Uralde, su mujer, Koro, y su hermano Iñigo pudieron visitarle el martes en la cárcel durante una hora, mientras que sus compañeros de Greenpeace también detenidos recibieron este miércoles a sus familias. RSO/IUL