Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un grupo de encapuchados ocupa un liceo y se enfrenta a Carabineros en Santiago

Un grupo de encapuchados ha ocupado un liceo y se ha enfrentado a Carabineros en Santiago, coincidiendo con la marcha que estudiantes secundarios protagonizan hacia el Ministerio de Educación contra los cambios propuestos por el Gobierno para acceder a la universidad.
Un grupo de entre 15 y 20 encapuchados ha ocupado de madrugada el Liceo Juan Gómez Millas, en la comuna de El Bosque, y ha usado el mobiliario para construir una barricada a sus puertas, aunque también ha levantado otras en la Gran Avenida que conduce al centro de Santiago.
Efectivos de Carabineros se han trasladado al lugar para sacar a los encapuchados del centro académico, pero éstos han lanzado objetos contundentes contra los agentes, lo que ha dado lugar a un enfrentamiento.
Los choques se han prolongado hasta horas de la mañana y actualmente el liceo sigue ocupado, a la espera de que el alcalde de la comuna de El Bosuqe, dé su autorización a Carabineros para entrar en el centro académico.
MARCHA HACIA EL MINISTERIO
Este incidente coincide con la marcha hacia el Ministerio de Educación que alumnos de secundaria protagonizan este viernes para protestar por los cambios que la reforma educativa introducirá en el sistema de acceso a la universidad.
La marcha ha partido del Instituto Nacional y se dirige a La Alameda, de momento, sin incidentes, según ha informado el diario chileno 'La Tercera'.
MOVIMIENTO ESTUDIANTIL
Desde hace tres años, estudiantes y, en menor medida, profesores chilenos han tomado las calles del país suramericano en demanda de una educación pública, gratuita y de calidad que termine con el actual sistema de financiación a través de créditos de la banca privada.
El clamor de la comunidad educativa chilena obligó al ex presidente Sebastián Piñera (2010-2014) a aprobar una reforma educativa y una reforma fiscal para financiar la primera que, según estudiantes y profesores, no solucionó los problemas del sector.
La reforma educativa de Piñera permitió, como gran avance, que el Estado asumiera la gestión de los créditos bancarios en la enseñanza universitaria con mejores condiciones que las ofrecidas hasta entonces por la banca privada a los estudiantes.
Pero los estudiantes rechazaron esta propuesta porque no respondía a su deseo de que Chile tuviera una educación pública y gratuita ya que, aunque mejoró el sistema existente, aún obliga a los alumnos a recurrir a créditos para financiar la educación universitaria.
Michelle Bachelet, que volvió a La Moneda el pasado 11 de marzo, lleva en su programa de Gobierno una reforma educativa que sí colmaría las demandas de estudiantes y profesores, aunque éstos ya han repudiado las tres primeras medidas.
Los estudiantes ya han expresado sus "dudas" al considerar que su propuesta de reforma educativa es "ambigua" y que está dominada por una "visión económica". Además, han pedido un proyecto de ley integral, en lugar de tres independientes.
Los manifestantes echan en cara a Bachelet que durante su Gobierno (2006-2010) y, especialmente, durante los 20 años de mandato de la Concertación --coalición izquierdista-- no se promovió una reforma educativa para garantizar su gratuidad y universalidad.