Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las enfermedades, el hambre y la sed amenazan a la población

UNICEF ha pedido a las autoridades birmanas que dejen de poner trabas a su trabajo y ha recordado que en estas situaciones, los niños son los más vulnerables a enfermedades como el dengue, cuyo caldo de cultivo son las aguas estancadas que ha dejado el ciclón. Otros riesgos son posibles brotes de cólera o diarrea crónica procedentes de aguas contaminadas por los miles de cadáveres que se están pudriendo en el calor y la humedad tropical.
La Junta Militar finalmente ha dado su visto bueno al reparto de 800 toneladas de arroz que el Programa Mundial de Alimentos de la ONU tenía almacenados desde hace días en Rangún, donde la mayor demanda y la especulación han disparado los precios de los artículos de primera necesidad.
Pero las agencias de Naciones Unidas siguen quejándose de la lentitud con la que las autoridades birmanas tramitan en Bangkok los visados de su personal, con lo que se demora su llegada a las zonas donde se les necesita.
Montañas de cadáveres
Quienes han logrado entrar informan de montañas de cadáveres y destacan la desesperación de los supervivientes. Ayer llegó el primer cargamento de ayuda desde Tailandia, férreo socio del régimen de Birmania, y para esta tarde se esperan otros dos aviones procedentes de la India, que serán descargados a mano.
Naciones Unidas culpó ayer al régimen birmano del elevado numero de fallecidos por no haber prevenido a la población del peligro del ciclón, cuando éste se aproximaba al país con vientos superiores a los 190 kilómetros por hora.     LA