Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La entrega de Saif al Islam podría desatar una rebelión en Níger

Una mala gestión de la entrega de Saif al Islam, hijo del depuesto líder libio, Muamar Gadafi, al Tribunal Penal de Internacional (TPI) podría desatar otra rebelión tuareg en Níger, país donde se supone que está refugiado, según ha advertido Mustafá Kadi, coordinador nacional de Derechos Humanos.
El Gobierno de Níger no ha confirmado la presencia de Saif al Islam, aunque ha adelantado que, en el caso de que se encuentre en su territorio, el país cumplirá los compromisos adquiridos con el TPI y entregará al hijo de Gadafi, acusado de crímenes contra la Humanidad por la violenta represión de las manifestaciones pacíficas.
"Si el Gobierno decide entregarle, la ciudadanía debe ser consultada para garantizar que no se crean más tensiones. Esto es lo último que necesitamos ahora", ha dicho Kadi, en una entrevista concedida a la agencia de noticias Reuters.
En este sentido, ha indicado que la entrega de Saif al Islam podría desencadenar una nueva revuelta entre los tuaregs del norte del país, que todavía veneran a Gadafi por el apoyo que les brindó durante las revueltas de hace cuatro años contra los gobiernos de Níger y Mali.
"Acabamos de salir de una rebelión. No queremos más conflictos en el norte, no queremos más asaltos en las carreteras, ataques a los edificios públicos, ni secuestros de occidentales, pero si la cuestión del hijo de Gadafi no se gestiona adecuadamente, podría dar lugar a una situación incontrolada", ha apuntado.
En consonancia con Kadi, el vicepresidente del Movimiento Democrático Nigeriano (NDM, por sus siglas en inglés), Habi Mahamadou Salissou, ha indicado que los intereses de Níger deben primar sobre cualquier otra consideración, por lo que lo idóneo sería que Saif al Islam se entregara al TPI.
"He leído que el TPI está manteniendo contactos indirectos con él. Si realmente es así, quizá lo mejor sería que se entregue antes de que sea capturado por los libios, que podrían lincharle como hicieron con su padre", ha dicho Salissou a Reuters.
Además de Saif al Islam, Níger también acoge a Saadi, otro de los hijos de Gadafi. En su caso, el Gobierno ha adelantado que solamente le entregará a los libios si existen garantías de que será juzgado en un proceso justo.
Interrogado sobre esta cuestión, Kadi ha considerado que Saadi no será juzgado con justicia, a la luz de la forma en que murió Gadafi, aparentemente ejecutado por los rebeldes que le capturaron durante su huida de Sirte, su ciudad natal.