Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un español que pasó siete horas bajo los escombros está hospitalizado en L'Aquila

Una mujer besa uno de los féretros de los fallecidos en el terremoto de Italia. Foto: APtelecinco.es
Así lo confirmó hoy a Efe el cónsul de España en Nápoles, Luis Gómez de Aranda, que precisó que junto al joven, asturiano, están sus padres, llegados desde Gijón.
El nombre del hospital donde está ingresado no ha sido facilitado por expreso deseo de los padres para permitir una tranquila recuperación del muchacho, que visitaba en L'Aquila a su novia cuando se produjo el terremoto.
Debido al tiempo que permaneció bajos los escombros, González Cordón sufre "síndrome de aplastamiento", que le ha creado problemas en el funcionamiento de los riñones y tiene una pierna rota.
Los médicos que le tratan, señalaron las fuentes, esperan una rápida mejoría y un restablecimiento de la función renal.
Los padres del joven están alojados en un hotel de la zona y, según el cónsul, están bien atendidos por las autoridades italianas. Las autoridades consulares españolas están en permanente contacto con ellos ante las eventuales necesidades que se les presenten.
Gómez de Aranda dijo también a Efe que siguen sin tener noticias de la española María del Carmen Gómez López, que vivía en L'Aquila casada desde hace tiempo con un italiano.
María del Carmen Gómez López no está en la lista de muertos, agregó el diplomático y el cónsul considera que puede estar en un campamento de evacuados o en un hotel en la costa del Adriático, adonde ha sido trasladada parte de la población de L'Aquila y alrededores.
El cónsul está a la espera de que Protección Civil italiana facilite la lista de todos los evacuados y en qué campamentos u hoteles están, lo que puede tardar -precisó- cuatro o cinco días todavía.