Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una cuarta parte de las familias de EEUU con militares recurren a los bancos de alimentos

Aproximadamente 600.000 familias con militares entre sus miembros, una cuarta parte del total, recurrieron el año pasado a los bancos de alimentos en Estados Unidos según un estudio de Feeding America, que aúna a los bancos de alimentos del país, según recoge la radio pública estadounidense NPR.
"No son distintas a cualquier otra familia a la que prestamos servicio. Tienen dificultades y necesitan ayuda", ha explicado la presidenta del Banco de Alimentos de Maryland, Deborah Flateman, quien ha asegurado que no le sorprende el resultado del estudio.
Margaret Young, de una organización religiosa caritativa de Dover, en Delaware, ha asegurado que el incremento de usuarios de familias militares se ha venido notando desde hace cuatro años. "Suelen ser militares jóvenes con hijos", ha indicado.
Young ha recordado además que los frecuentes cambios de destino de los militares impiden a sus esposas conseguir un empleo. "Creo que este es el principal motivo" de que tengan que recurrir a los bancos de alimentos, ha señalado.
El informe asegura que la red de bancos de alimentos ha proporcionado comida a más de 46 millones de estadounidenses --uno de cada siete-- al menos en una ocasión durante el año pasado. Maura Faly, de Feeding America, ha explicado que tanto las familias de militares como las que no cuentan con ningún miembro en el Ejército tienen problemas para llegar a fin de mes y deben tomar decisiones difíciles.
"Tienen que elegir entre gastar en comida y pagar los servicios básicos, entre gastar en comida y pagar el transporte, entre gastar y comida y pagar las medicinas o la vivienda", ha indicado Faly. "Tienen que escoger entre comer, tener un techo o mantener las luces encendidas", ha añadido.
Al ser consultado por la NPR, un portavoz del Pentágono, Nate Christensen, ha asegurado que están estudiando el informe, pero ha destacado que la paga y los beneficios para los soldados son mejores que los del sector privado y que si una familia tiene problemas económicos, dispone de asesoramiento del Ejército.
Sin embargo, desde la Asociación Nacional de Familias Militares Joyce Raezer ha argumentado que los militares suelen ser reacios a pedir este tipo de ayuda, especialmente ahora que se está reduciendo personal.
"Temen llamar la atención. No saben a quién se le ha propuesto salir ni quién se quedará ni tampoco qué criterios se siguen. Muchas familias sencillamente se han rendido", ha denunciado. Por el contrario, en los bancos de alimentos pueden pedir ayuda desde el anonimato, ha recordado.