Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un fiscal exige a Berlusconi 500.000 euros por difamación

El fiscal adjunto de Milán, Alfredo Robledo, ha citado al primer ministro, Silvio Berlusconi, ante el Tribunal de Brescia (norte) para exigirle el pago de 500.000 euros por las declaraciones realizadas por el mandatario en el año 2006 sobre el 'caso Mills', que el fiscal considera de "difamatorias".
Robledo era el fiscal que se ocupaba entonces del 'caso Mills', el proceso en el que Berlusconi está imputado por haber sobornado presuntamente al abogado británico David Mills para que declarara a su favor en un juicio.
Durante 2006, el primer ministro habló en varias ocasiones de "inercia" de la Fiscalía y de una "constante voluntad acusatoria", así como de "un uso político de la justicia", según informa la prensa italiana.
No obstante, los abogados del mandatario se han amparado en el artículo 68 de la Constitución, en el que se establece el derecho de los parlamentarios a no responder sobre las opiniones expresadas en el ejercicio de las propias funciones.