Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La fiscalía realiza redadas en la sede de la empresa que operaba el 'Sewol' y en la vivienda de su propietario

La fiscalía de Corea del Sur han llevado a cabo este miércoles una redada en la sede de la empresa que operaba el 'Sewol', que se hundió la semana pasada en las costas del país en una tragedia que por el momento se ha saldado con 150 muertos.
Los investigadores han llevado a cabo una redada en la sede de Cheonghaejin Marine Co y en la residencia de su propietario, Yoo Byung Eun, así como en las viviendas de 20 oficinas de sus afiliados y grupos religiosos presuntamente vinculados a la familia de Yoo en Seúl e Incheon.
"Hemos estado llevando a cabo redadas exhaustivas para analizar a la directiva de la empresa y sus filiales", han indicado fuentes de la fiscalía, según ha informado la agencia surcoreana de noticias Yonhap.
El ferry, de 6.825 toneladas, y que hacía la ruta desde la ciudad portuaria de Incheon hasta la isla turística de Jeju, se hundió el pasado miércoles frente a la isla de Jindo (suroeste). La mayoría de los pasajeros eran de nacionalidad surcoreana, aunque entre los fallecidos ya confirmados figuran al menos tres extranjeros.
El buque fue construido en Japón en 1994 y tiene 146 metros de eslora, 22 de ancho, pesa 6.325 toneladas y tiene una capacidad máxima para 921 personas, 180 vehículos y 152 contenedores.
Las operaciones se han centrado en las tareas de búsqueda, recuperación e identificación de los cadáveres, mientras que las esperanzas de encontrar supervivientes han disminuido drásticamente después de que los equipos de rescate no hayan conseguido encontrar ninguna persona con vida desde el hundimiento.
En la búsqueda participan 212 barcos, 34 aviones y 550 efectivos de emergencia. Asimismo, desde el Gobierno se ha indicado que solo se sacará a flote el ferry si las familias de las víctimas dan su consentimiento.
Los submarinistas han centrado su actuación en las últimas horas en la tercera y la cuarta planta del barco, donde se cree que se habrían refugiado la mayoría de los pasajeros.