Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los forenses argentinos piden abandonar la tesis de Cocula y buscar a los 'normalistas' en otro lugar

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) ha urgido a las autoridades mexicanas a abandonar la línea de investigación del basurero municipal de Cocula y buscar "por otro lado" a los 43 'normalistas' desaparecidos en Iguala.
"Creemos que es necesario cerrar este capítulo de Cocula y avanzar en la búsqueda de los normalistas", ha dicho Miguel Nieva, uno de los integrantes de la delegación argentina, en una entrevista concedida este miércoles a la prensa mexicana.
Los forenses argentinos presentaron el martes su informe, según el cual entre la madrugada del 26 y la del 27 de septiembre de 2014, cuando se supone que sicarios de Guerreros Unidos asesinaron y quemaron a los 'normalistas' en Cocula, no hubo un fuego de la magnitud necesaria para calcinar a los jóvenes.
Los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos también descartaron en su informe la hipótesis del gran incendio en Cocula y recomendaron aorientar las pesquisas hacia la relación entre la desaparición de los estudiantes de magisterio y el narcotráfico.
A pesar de ello, la Procuraduría General de la República (PGR) ha insistido en hacer un tercer peritaje en el vertedero de Cocula, como una última oportunidad para confirmar una hipótesis que los expertos internacionales descartan con seguridad.
Nieva ha pedido a la PGR que no insista. "La investigación está estancada en un lugar del que no puede salir. En un futuro, si llega a aparecer más información, será analizada, pero no creo que las conclusiones a las que hemos llegado se puedan cambiar", ha afirmado.
En la misma línea se ha expresado el abogado de las familias de los 'normalistas', Vidulfo Rosales. "Es innecesario", ha dicho sobre la tercera prueba. "Con estos dos dictámenes ha quedado establecido que no fueron incinerados", ha subrayado.
"NUEVO PLAN"
Nieva ha revelado que los forenses argentinos están trabajando "en un nuevo plan de búsqueda" de los jóvenes. "En realidad ya empezamos y estamos tratando de juntar nuestra información y aplicar tecnologías relativamente nuevas", ha indicado.
En este sentido, ha propuesto una reunión con el grupo interamericano. "Consideramos que es importante que se haga una junta de peritos para discutir en conjunto", ha esgrimido.
Rosales ha reclamado igualmente "canalizar los esfuerzos institucionales hacia nuevas líneas de investigación". "No queremos entretenernos con el basurero de Cocula", ha enfatizado.
CASO IGUALA
Los 'normalistas' llegaron a Iguala el 26 de septiembre de 2014 para recaudar fondos para viajar a la capital mexicana el 2 de octubre con el fin de participar en la conmemoración de otra matanza estudiantil, la de Tlatelolco.
Según la PGR, ese día la esposa del alcalde tenía previsto presentar un informe de su labor al frente del Sistema de Desarrollo Integral para la Familia municipal y, ante el temor de que los estudiantes reventaran el acto, como ya había ocurrido en el pasado, el alcalde ordenó a la Policía actuar contra los 'normalistas'.
Policías de Iguala, apoyados por agentes de Cocula, interceptaron a los jóvenes a la entrada del municipio y abrieron fuego, matando a uno de ellos y dando lugar a un enfrentamiento que se saldó con seis muertos y 25 heridos.
Una vez controlada la situación, detuvieron a los 'normalistas' que no consiguieron huir, les condujeron en varios furgones policiales a los límites entre Iguala y Cocula y se los entregaron a los sicarios de Guerreros Unidos.
Los sicarios habrían trasladado a los jóvenes al basurero de Cocula para matar a los que aún seguían con vida y eliminar las huellas de la matanza con una gran hoguera que habría ardido más de diez horas. Finalmente, se habrían desecho de las cenizas en el río San Juan.