Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los franceses quieren una mayor presencia política de Juppé, Sarkozy y Le Pen

Un 25 por ciento reclaman que Valls tenga mayor influencia, frente al 40 por ciento que quieren que ceda terreno
El colíder de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) Alain Juppé, potencial candidato a la Presidencia de Francia, debería tener una mayor presencia en la vida política gala, según un sondeo que sitúa al exmandatario Nicolas Sarkozy y a la dirigente del Frente Nacional, Marine Le Pen, en el segundo y tercer puesto, respectivamente.
La encuesta, publicada por 'Atlantico' a partir de 1.003 entrevistas, recoge que un 37 por ciento de la ciudadanía quiere a Juppé con más influencia. El ex primer ministro de Jacques Chirac confirmó la semana pasada que se presentará a las primarias de la UMP para las presidenciales de 2017.
A Juppé le sigue su compañero de partido Sarkozy, citado por el 28 por ciento de los encuestados. El expresidente de Francia comparte porcentaje con Le Pen, que sin embargo figura tercera porque hay un 54 por ciento de personas que pidieron una menor presencia de la líder ultraderechista, dos puntos más que en el caso de Sarkozy.
La primera presencia socialista es la del exministro de Economía Arnaud Monteburg, apartado esta semana del Gobierno tras sus críticas a las políticas de austeridad que él mismo debía aplicar. Un 27 por ciento de las personas entrevistadas quieren que tenga mayor presencia en la vida política del país.
En quinta posición aparece el líder del Movimiento Demócrata, François Bayrou, con un 26 por ciento, y en sexta la antigua dirigente socialista Martine Aubry, con un punto menos.
El actual primer ministro, Manuel Valls, figura en el séptimo escalón con el mismo porcentaje que Aubry pero con un mayor nivel de críticas. Así, un 40 por ciento aboga por que Valls dé un paso atrás y un 33 por ciento por que mantenga su actual perfil.
Una posición por debajo figura una de las personalidades más pujantes dentro del Gobierno, Najat Vallaud-Belkacem, designada esta semana al frente del Ministerio de Educación y a quien uno de cada cinco franceses quieren ver y oír más.