Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El fiscal general plantea sustituir las penas de cárcel por la retirada de minas para los miembros de las FARC

El fiscal general de Colombia, Eduardo Montealegre, ha propuesto este viernes que la pena máxima para los miembros de la cúpula de las Fuerzas armadas Revolucionarias de Colombia (las FARC) por cometer crímenes de guerra, lesa humanidad o violaciones de los Derechos Humanos sea la retirada de minas antipersona y no la privación de libertad, según ha recogido el diario 'El Tiempo'.
Montealegre ha hablado sobre reconciliación en un foro de la Embajada alemana en Colombia, un hecho que, según ha explicado, debe pasar por una nueva tesis jurídica que elaborará el Congreso si finalmente se firma el fin del conflicto, al terminar las negociaciones que están desarrollándose en La Habana.
"La pregunta es si Colombia puede crear un sistema de justicia alternativo que sustituya la pena de prisión o privación de libertad por otro tipo de penas como la retirada de minas", ha dicho el fiscal.
Montealegre ha explicado que, en caso de acordarse el fin del conflicto, por lo menos 10.000 guerrilleros de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) estarían protegidos y no serían objeto de acción penal. Una afirmación con la que ha querido dejar claro que una vez firmado el acuerdo, no se seguirá persiguiendo a las personas involucradas por ambas partes en la lucha.
"Tiene que haber un cierre definitivo de todas las investigaciones, mirar hacia el futuro con mecanismos que impidan que, indefinidamente, después de las investigaciones se sigan abriendo procesos para los actores del conflicto", ha dicho Montealegre.
Además, ha explicado que "ese cierre no solo sería para la guerrilla, sino que incluirá a los miembros de la Fuerza Pública y los que han sido investigados y juzgados por paramilitarismo".
En la misma línea, el ministro de Justicia, Yesid Reyes, ha dicho que imponer penas muy duras podría entenderse como una especie de "venganza"