Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gobernador de Nevada se descarta como posible magistrado del Supremo

El gobernador de Nevada, el republicano Brian Sandoval, ha renunciado a la posibilidad de ser nominado por el presidente estadounidense, Barack Obama, como magistrado del Tribunal Supremo, a pesar de que, al parecer, era el favorito.
"Hoy he notificado a la Casa Blanca que en estos momentos no deseo ser considerado para una posible nominación al Tribunal Supremo de Estados Unidos", ha anunciado en un comunicado, según informa la cadena CNN.
"También he hablado con los senadores (Harry) Reid, (Dean) Heller y (Mitch) McConnell para expresarles el mismo deseo", ha indicado, en alusión a quienes se han convertido en sus principales valedores.
Sandoval no ha explicado los motivos, aunque ha expresado su satisfacción por el mero hecho de "ser considerado para un asiento en el máximo tribunal". "Estoy increíblemente agradecido", ha subrayado.
Reid, líder de la minoría demócrata del Senado, sugirió que el gobernador de Nevada podría ser el elegido por Obama. Una fuente de la Casa Blanca confirmó a CNN que el Gobierno lo estaba valorando.
El portavoz gubernamental, Josh Earnest, ha informado de que Obama convocará para el próximo martes una reunión con los líderes republicanos y demócratas en el Senado para abordar la nominación para el Supremo.
La muerte del magistrado Antonin Scalia a principios de este mes ha puesto a Obama en la delicada tesitura de nominar a un sustituto que rompa el equilibrio de cuatro conservadores y cuatro liberales que hay ahora en la sede jurisdiccional.
El Congreso debe aprobar a cualquier candidato a entrar en el Supremo, pero McConell, líder de los republicanos en la cámara alta, ha anunciado que no tendrá en cuenta a ningún juez que sea nominado por el presidente en su último año en la Casa Blanca.